Confirmar

jueves, 4 de enero de 2007

O.Ferrari. Jorge Luis Borges

Me escribe mi amigo, Sebastiâo Sorge (aunque también lo llamamos Sebastián, castellanizando su nombre, y creo que él se ha acostumbrado tanto que a veces firma así) desde Oporto, y me pregunta como es que hasta ahora no he mencionado a mi escritor predilecto: Jorge Luís Borges ¡Tiene razón! Uno se olvida de lo más cercano muchas veces... y hoy quiero reparar esta omisión recomendando un excelente libro que se puede encontrar, quizá, en alguna librería de viejo.

Es un libro de diálogos entre Borges y Osvaldo Ferrari, periodista, poeta (lo cual redime su otra profesión) y admirador también del gran escritor rioplatense. Sesenta conversaciones seleccionadas (de un total de noventa) por Ferrari y que formaron parte de los diálogos transmitidos por Radio Municipal de Buenos Aires entre marzo de 1984 y septiembre de 1985.

El Borges entrañable que yo llegué a conocer en una época de mi vida, donde uno cree que sabe de todo y todo se nos escapa, charlé con él sin ningún interés, ya que lo consideraba un vejete reaccionario. Luego, muchos años después llegué a conocerlo por sus libros y me di cuenta que había tenido la suerte del tonto y que como tal la había dejado escapar sin hacer un gesto.

Más allá de las anécdotas este libro de diálogos merecería ser leído muchas veces, en diferentes momentos y tiempos de la vida. Incluso, también, podría ser leído en voz alta en algún asilo de ancianos que aunque no comprendieran mucho sí les agradaría el estilo moroso y sencillo de los protagonistas como en este fragmento que transcribo:

Ferrari: "-Pero es que a lo largo del tiempo se da un encuentro y un desencuentro suyo o con Alonso Quijano o con Cervantes." "-Es cierto, sí -responde Borges-; alguien publicó una tesis sobre mi relación con el Quijote. Encontró no sé cuántas composiciones o no sé cuantos pasajes en los que yo vuelvo a ese tema del Quijote. Bueno, quién tenía el culto del Quijote era Macedonio Fernández también. En general no le gustaba lo español, pero el Quijote sí. Y demagógicamente, Macedonio Fernández propuso que todos los americanos del sur y todos los españoles nos llamáramos "la familia de Cervantes"; ya que Cervantes vendría a ser un vínculo, ¿no?, un vínculo que atraviesa el Atlántico. Y es una linda idea, porque "La familia de Cervantes" queda bien, ¿no?".

Ficha Bibliográfica:

Ferrari(1992) Jorge Luís Borges y Osvaldo Ferrari "Diálogos" Seix Barral Barcelona, abril de 1992 pp. 383

3 comentarios:

Tzaralice dijo...

Qué tal!

Parece una recomedación interesante, tratándose de mi también querido, Borges! Espero encontrar el libro...

Tú autor predilecto? También el mío...

Me agradó tu blog. Saludos!

Laia dijo...

Qué profundos son los caminos que propone Borges con su pluma, con esos jardines de senderos que se bifurcan y bifurcan y bifurcan y bifurcan...me encanta!

De todas maneras, estuve ojeando los libros que recomiendas en tu blog (por cierto, tienes un muy buen ojo bibliófilo para elegir las lecturas)y eché de menos alguna referencia a Julio Cortázar. No sé si habrás leído Rayuela (para mí, es la mejor novela que se ha escrito y que se escribirá en muuucho tiempo...una obra arquitectónica de la literatura...). Si no has leído esta novela de Cortázar, te la recomiendo fervientemente...y, si ya la leíste, ¿quién nos curará del fuego sordo? ;D

Saludos desde el laberinto

Laia

Brigantinus dijo...

No he leído mucho de Cortazar. Si un cuento que me dejó un imborrable recuerdo (aunque hay partes de él que si me he olvidado). Es imposible abarcar todo lo bueno que tenemos a nuestro alcance. Yo... hace años que renuncié a ello.