Confirmar

martes, 9 de enero de 2007

George Orwell


Orwell, el conocido autor de “Rebelión en la granja” llegó a Barcelona dispuesto a luchar por la defensa de la República. Esto sucedió en el año 1936; luego de diversas circunstancias que él mismo describe terminó por enrolarse en las milicias del POUM y con ellas estuvo cuatro meses en el frente de Aragón. En 1937 tuvo oportunidad de ser testigo de las luchas entre anarquistas y autoridades de la ciudad. Fue en esa época donde observó los males que creaba el estalinismo en lucha contra el fascismo y esas circunstancias lo marcaron para siempre. El libro que comenta incluye el “Homenaje a Cataluña” que hasta el momento no había sido publicado íntegramente en España, así como una diversidad de documentos –artículos, cartas, reseñas de libros- también desconocidos por el lector español.

Todo el libro tiene la frescura de un testigo presencial: “Pasaron dos días y los fusiles no llegaban. Quien se acercaba al Comité de Guerra y observa los agujeros de la pared –hechos por proyectiles, pues se había fusilado allí a varios fascistas-, agotaba los lugares de interés turístico de Alcubierre. Saltaba a la vista que no ocurría nada en el frente; llegaban muy pocos heridos.” (Pág.81). También posee la seriedad de aquel que es consciente de sus propias elecciones y no quiere ocultarlas: “Es muy difícil escribir con precisión sobre la guerra española a causa de la inexistencia de documentos que no sean de propaganda. Aviso, por tanto, a todos los lectores que estén prevenidos contra mi parcialidad y contra mis errores, aunque en todo momento he procurado ser sincero” (Pág. 233). El libro debería ser de lectura obligatoria para muchos periodistas, sobre todo de la radio y la televisión, que pontifican sobre una época de la que pareciera que tienen muy poca idea.

La caza del trotskista, es decir del militante de izquierdas que no era anarquista ni estalinista, aparece contada con todos los detalles y destapa como no hubo que esperar a las tropas franquistas para que empezaran los fusilamientos de republicanos conocidos. Como dice el mismo Orwell: “No estoy de acuerdo con usted en que no se persiguió a los milicianos poumistas. Fueron perseguidos, y mucho, incluso en los hospitales, según supe por un hombre a quien hirieron después que a mí. Hoy mismo he tenido noticias de George Kopp, que fue mi superior en el frente y que acaba de salir de España tras pasar 18 meses en la cárcel. Al margen de las exageraciones, pues sé que quien han vivido estas experiencias siempre exageran, es indudable que lo han tratado de un modo vergonzoso, y probablemente había centenares como él en la misma situación” (Pág. 380)

Como se ve, por las pocas líneas que he seleccionado de diferentes partes del libro, Orwell evita el sensacionalismo y el ataque partidista, para contar con prosa clara y vibrante que sucedió y como se comportaron aquellos combatientes y civiles que él tuvo la oportunidad de conocer en su experiencia española. Todo el libro rezuma autenticidad y también pesar por la manera en que los republicanos se destrozaron entre sí, en vez de ofrecer un frente unido a un enemigo implacable. Muy recomendable.

Ficha Bibliográfica:

Orwell(1938), George Orwell y Peter Davison, "George Orwell en España", Tusquets Editores, Tiempo de Memoria, www.tusquets-editores.es, Barcelona, 2003, pp.460. Nota: Contiene "Homenaje a Cataluña" y otros escritos sobre la guerra civil española. Edición de Peter Davison, Prólogo de Miquel Berga, Traducción de Antonio Prometeo Moya

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una precisión. Los POUMistas no se autoconsideraban trotskistas. Víctor Alba, uno de los POUMistas que se libraron por los pelos de la persecución estalinista lo cuenta en su librito "Memorias de un cabreado".