Confirmar

viernes, 19 de enero de 2007

Loretta Napoleoni y la Yihad

Loretta Napoleoni me pareció una mujer muy simpática cuando la ví por televisión en un reportaje; y como ya había leído su libro seguí la entrevista con mucho interés. Ha trabajado como economista en el Fondo Monetario Internacional, el Banco Nacional de Hungría, el Chase Manhatan y en el banco Narodny de Moscú, además de otras lugares como agencias de bolsa y corresponsal para asuntos financieros del Corriere Della Sera, el Milano Finanza y otros diarios y revistas. Un currículo formidable para afrontar un tema que se las trae por su complejidad y ramificaciones: la financiación del terrorismo internacional. Su libro, el traducido al español, se llama “Yihad. Cómo se financia el terrorismo en la nueva economía y puedo asegurar que asombrará a quién se meta en sus páginas.

La Yihad moderna se financia con un gran sistema bancario y financiero que penetra en todos los países musulmanes desde los Balcanes hasta el Cáucaso y desde Londres a Buenos Aires. Existe una globalización de la economía del terror que incluye multitud de organizaciones legales e ilegales en perfecta e intrincada imbricación. No creo que Loretta muestre todo lo que hay, no por ser incompetente sino porque sería tarea de un organismo multinacional y no un solo investigador, pero lo que cuenta es suficiente para percatarnos que aquí no se trata de desmelenados y barbudos fanáticos sino que implica a mucha gente “aparentemente” de orden.

Existen formas de intercambio de las que ya tenia noticia, como supongo que muchos de los lectores, me refiero al “hawala” musulmán, lo que ignoraba era la magnitud de este tráfico y su uso para financiar el terror, como cuenta la autora, en la página 274, “Al Barakaat es un conglomerado financiero internacional con base en Somalia y sedes de cuarenta países, incluído Estados Unidos. Todos los años, hasta septiembre de 2001, en que las autoridades estadounidenses congelaron sus fondos, la delegación estadounidense giraba como mínimo 500 millones de dólares en beneficios a la oficina de compensación con sede en los Emiratos Árabes Unidos. De estos ingresos la red de Bin Laden recibía un 5 por ciento neto, es decir, unos 25 millones de dólares. Al Taqwa es un banco muy vinculado a ciertos grupos islamistas. Fue fundado en Nassau en 1987 con un capital de 50 millones de dólares, cuyas dos terceras partes provenían de organizaciones fundamentalistas islámicas, y uno de los principales socios era la Hermandad Islámica al Islah, de Kuwait. Entre otras actividades, ha financiado las campañas políticas de los candidatos islamistas en las elecciones municipales de Egipto. Este banco, que opera en más de 30 países, lleva sus negocios con tal secretismo que incluso algunos servicios de inteligencia han llegado a dudar por un momento de su existencia. Después del 11 de septiembre, la sucursal de Lugano (Suiza) fue investigada por especulación y uso de información privilegiada a favor de colaboradores de Bin Laden.”

En estos párrafos que he trascripto porque soy un convencido que cuando se habla de un autor hay que dar una muestra de cómo escribe y lo que dice, he omitido, para facilitar la lectura, todas las llamadas donde se indican las fuentes de las afirmaciones que se hacen. Personalmente me parece un buen estudio, que ha llevado mucho, pero mucho tiempo hacerlo, y que puede aprovechar a cualquiera que este interesado en los asuntos de nuestro complejo mundo actual.

El mensaje que deja es que este fenómeno del terrorismo mueve muchísimo dinero y existen poderosos países y organizaciones en financiarlo. Países que por un lado figuran como “amigos” de Occidente, pero que por el otro están realizando una gran campaña misionera con fondos que, aunque resulte paradójico, provienen del mismo.

Es muy difícil, por lo menos para el que hace este comentario, establecer los objetivos finales de tal actividad. ¿Se pretende colonizar a nuestros países para el Islam? ¿Se busca reemplazar solamente el liderato de EEUU por otros países ahora en segunda o tercera fila? ¿Es la ambición personal de algunos lo que mueve estos procesos en la dirección del terror y la reconversión religiosa? ¿Existe una inquietud de fondo en nuestras sociedades que se pretende canalizar hacia vías salvíficas y tradicionalistas, una vez que ha fracasado la ilusión de modernización del ateismo comunista?

Como suele suceder, (me atrevo a sugerir), un poco de todo y algo más que seguro ahora no tomo en consideración. Los cambios mundiales no son simples ni sus motivaciones sencillas. Pero hay algunas realidades ominosas que están ahí, y deberíamos conocerlas, por lo menos para no caer en ingenuidades de maestros de primaria (con todos mis respetos a esa esforzada profesión).

Ficha bibliográfica:

Napoleoni(2003), Loretta Napoleoni, "Yihad. Cómo se finania el terrorismo en la nueva economía", Urano, Tendencias , www.edicionesurano.com, Barcelona, 2004, pp.462, Tit.Orig: Modern Jihad (Pluto Press, London)

No hay comentarios: