Confirmar

viernes, 26 de enero de 2007

Orlando Figes. El baile de Natacha


Un libro fascinante para quien se interesa por la cultura en general y la rusa en particular. De Orlando Figes ya leí su libro anterior, traducido al español, “La Revolución Rusa, 1891-1924, y éste me había impresionado por su erudita exposición unida a una lectura muy agradable. Este otro, “El baile de Natacha” es diferente, más amplio, menos político, pero igualmente profundo en su búsqueda del espíritu ruso plasmado en su plástica, su música, y su literatura.

El nombre del texto deriva de un episodio de la Guerra y la Paz, también reflejado en las películas que se hicieron sobre el libro, en el que la condesa Natasha Rostova se pone a bailar una danza folklórica rusa delante de su tío. El mensaje que lanza Tolstoi es cristalino: incluso una dama criada lejos del pueblo es capaz de sacar de sí lo que lleva más profundo del alma rusa.

Así Figes rastrea por todo el siglo XIX y parte del XX, incluyendo la época soviética, lo que este pueblo aportó al universo cultural europeo.

También muestra como muchas cosas que creíamos peculiares de las tristes circunstancias soviéticas en realidad están enraizadas en la cultura rusa desde hace siglos. Por ejemplo: “El color rojo tenía un poder mágico especial: se reservaba para las cintas y las toallas que se usaban en los rituales sagrados. En ruso, la palabra “rojo” (krasnyi) está relacionado con la palabra “hermoso” (krasivyi), lo que explica, entre otras muchas cosas, el nombre de la Plaza Roja. También era el color de la fertilidad, que se consideraba un don sagrado (…) Estos viejos rituales paganos no eran exclusivos del campesinado. Muchos habían pasado a formar parte de la tradición nacional y se practicaban incluso en las clases altas, que tanto se enorgullecían de sus hábitos modernos” (pág.397)

Así también muchas crueldades que parecen específicas de la etapa soviética tienen su historia ancestral. El comunismo, al igual que hizo la Iglesia Católica con las fiestas paganas, retomo esas viejas costumbres agregándoles un barniz marxista, aunque en esencia siguieron igual.

El pueblo ruso, la cultura rusa, merecería ser más conocida por esta parte de Europa meridional de la que formamos parte. Tiene muchos puntos de similitud con España, por ejemplo, dentro de contextos radicalmente diferentes. No deja de ser extraño que esas afinidades sutiles se hayan expresado en el pasado y en el presente (según tengo entendido las mujeres rusas, cuando se trata de casarse con extranjeros, prefieren de lejos a los españoles sobre otras nacionalidades). Por lo tanto, invito a sumergirse en esa lejana cultura que contiene tantas cosas, buenas, malas y trágicas, cercanas.

Ficha Bibliográfica:

Figes(2002), Orlando Figes,"El baile de Natacha. Una historia cultural rusa", Edhasa, Ensayo, www.edhasa.com, Barcelona, marzo 2006, Trad. Eduardo Hojean, pp.828, Tit.Orig: Natasha's Dance

3 comentarios:

criticandomiTV dijo...

Buscando información sobre un libro de nombre Natasha tambien de un escritor ruso, me encontre con tu escrito. Y me preguntaba, si al parecer te gusta la cultura rusa, tu sabrias de este libro... es acerca de una granjera rusa que durante la segunda guerra mundial se enamora de un aleman que se pierde entre la nieve y va a parar a su choza donde vivia con su padre. Lo cuidan al aleman de nombre Fedja junto con su mejor amigo (que no recuerdo por el momento su nombre) para no hacerte el cuento largo Natasha llega a ser una famosa cantante de opera rusa. La historia esta padrisima, y no se si tu sepas cual es el autor. Saludos

Opinatio.com dijo...

El libro del que me hablas lo desconozco. Quizá si escribes el nombre en el Google, podrías localizarlo.
Saludos. Brigantinus

Kleine dijo...

Acabo de leer "Los que susurran " de Figes.
Es un libro estremecedor sobre testimonios de la represión estalinista.