Confirmar

jueves, 16 de diciembre de 2010

C. Mediavilla. Caligrafía.

En esta época dónde todo el mundo piensa en regalar algo, los libros suelen ser uno de los objetos más pensados. Por ello quiero contribuir a la tarea de selección recomendando éste, que me parece excepcional. Tanto es así, que me lo "autorregalé" ya que me temía que nadie de mis conocidos lo tuviera en cuenta :-)

Claude Mediavilla es un francés que tiene una larga experiencia de calígrafo y pintor, pero también de paleógrafo y tipógrafo. Ha sido docente, y su nombre es muy conocido en ciertos ambientes, que lamentablemente, no son tan populares como debiera ser.
Esta obra es un estudio longitudinal de la escritura, desde la epigrafía latina hasta la renovación que trajo Edward Johnston en Gran Bretaña; sin olvidar las relaciones entre la caligrafía y la pintura, que son bastante estrechas.
Escribió este libro en 1993, pero no había traducción en español por diferentes motivos: la extensión de la obra, junto con la cantidad de imágenes que necesariamente la acompañan para ilustrar los conceptos tratados. Y también, la desconfianza de los editores para un tema que según muchos no tiene una gran cantidad de adeptos.
Campgràfic, una editorial de Valencia, que está siendo de las mejores que publican en la actualidad, tomó ese compromiso y sacó una edición en rústica en el 2005. Lo de "rustica" es un decir, porque tanto el tamaño, como la calidad del papel y las reproducciones son de primera clase. Este libro no es probable que lo encontréis en vuestra librería habitual, pero se puede pedir y aún hay ejemplares (lo comprobé hace muy poco). En cualquier caso verificar en la web de la editorial la lista de distribuidores que tiene.
Quizá su lectura, además de ilustrarnos sobre los signos de la escritura y la belleza de la caligrafía, hasta nos impulse a hacer algunos pinitos en ella, como ya lo han probado otros, hasta tal punto que bien puede decirse que la caligrafía, como práctica lúdica, empieza a redescubrirse en nuestro país. Pero tened en cuenta que esta disciplina no sólo puede ser un juego... como escribe el propio autor alertando a los principiantes: "[La Caligrafía]... a semejanza de las artes marciales, requiere un alto nivel de concentración y representa una búsqueda sin fin, un proceso de perfeccionamiento comparable a las gamas que ejecutan los pianistas como ejercicio cotidiano. Su práctica proporciona igualmente un excelente remedio contra el hastío y la insatisfacción de nuestras sociedades. No obstante un peligro acecha a esta disciplina ya que en ocasiones se infiltran en ella seudocalígrafos que carecen de los conocimientos históricos que pretenden enseñar. ¡Sepamos descubrirlos!" (pág.XXI)

Claude Mediavilla. "Caligrafía. Del signo caligráfico a la pintura abstracta". Traductor C.García Aranda, prólogos de G.Xuriguera y K.Adams. Editorial campgràfic. Valencia, 2005. pp.337. http://www.campgrafic.com/

viernes, 10 de septiembre de 2010

Chandler, Trapiello, y más.

¡Se acabó el verano! ... y menudo otoño nos espera: Elecciones en Cataluña (con la consabida campaña electoral, siempre dirigida a las personas de menor coeficiente mental, y que tenemos que soportar todos con estóica paciencia); crisis económica y un gobierno dándo palos de ciego (¡ojo! a veces se acierta con este método) y una situación internacional que, como siempre, está que arde. Para esta época nada mejor que sumergirse en la lectura, o relectura, de Raymond Chandler en un excelente libro que acabo de encontrar (y eso que van por la tercera edición) ¿Quién no conoce al detective Marlowe, siempre solitario, algo cínico y como corresponde a una persona inteligente, completamente escéptico? Pues aquí lo tengo todo, incluyendo dos cuentos que nunca he leído: "El confidente", de 1934 y "El Lápiz", publicado luego de su muerte en 1961). Para mi Raymond Chandler tiene la virtud de reconciliarme con el género humano; es una señal divina de que en cada generación siempre hay alguien que se salva.
Lo que escribo arriba es una exageración evidente, pienso, mientras termino otro libro digno de la mejor biblioteca: "Las armas y las letras" de un escritor que he conocido hace poco, pero que han bastado sólo dos libros de él, para reconocerlo como importante (el otro libro a que me refiero es "Los amigos del crimen perfecto"). Trapiello es para mi un descubrimiento tardío, y me felicito de seguir teniéndolos. Es evidente que una persona no puede abarcar todo lo bueno que se publica (recuerdo, por lo certero, la famosa Ley de Sturgeon: "El 90% de cualquier cosa es basura"). Ni sueño intentarlo; por eso aún conservo el placer de un nuevo descubrimiento. Con el 10% me basta y puedo ahogarme en un mar de calidad, en nuevos autores, como aquel que eligió morir arrojándose a una cuba de buen vino.
Los otros dos libros que menciono, son para los especialistas en la Guerra Civil española. "Los negocios de la guerra" es muy curioso porque está escrito por dos profesores de la Universidad de Copenhague, especialistas en la historia de Grecia y Turquía, Morten Heiberg y Mogens Pelt. Para estas latitudes nos resulta grato aprovechar el trabajo de los dos eruditos daneses y enterarnos, así, que el nazi Göring permitió el envío de armas a los republicanos, incluso a los anarquistas, a cambio del oro que necesitaba para financiar su programa de rearme, que dirigía en esos tiempos. Los griegos fueron los intermediarios ideales y también recibieron una suculenta parte de la tarta, a cambio de sus favores. ¡Ah! ¡Los caminos del Señor son inexplicables! debería pensar don Paco Franco que hacía protestar inutilmente a su embajador en Berlín.
El último libro que he terminado de leer "La Batalla del Wolframio" de un estudioso español, Joan María Thomàs, trata de las relaciones, tormentosas por cierto, entre EEUU y nuestro país en el período de 1941 a 1947. Un sector importante de la opinión pública norteamericana tenía muy mala opinión de nuestro dictador más mundialmente conocido, pero el Departamento de Estado y sobre todo el Alto Estado Mayor opinaba lo contrario. Franco era mejor neutral que amigo inseparable del Eje, ya que pensarlo como "aliado" resultaba impasable hasta para las mentalidades más cínicas. Así que esta parte de la historia es muy amena, como siempre sucede cuando gana el malo. Recomendable para especialistas y aficionados todo terreno. Luego, para desengrasarse... acordaos ¡volver a Marlowe!

*Raymond Chandler, "Todo Marlowe" RBA. Serie Negra, 3ra. edición, marzo 2010, Barcelona.
*Andrés Trapiello, "Las armas y las letras. Literatura y Guerra Civil (1936-1939)",  Destino, 2010, Barcelona.
*Morten Heiberg y Mogens Pelt, "Los negocios de la guerra. Armas nazis para la República española". Crítica, 2005, Barcelona.
*Joan María Thomàs, "La Batalla del Wolframio. Estados Unidos y España de Pearl Harbor a la Guerra Fría (1941-1947), Cátedra, 2010, Madrid.

lunes, 17 de mayo de 2010

David Benioff. Ciudad de Ladrones

Recomendado por un amigo empecé a leer este libro, sin grandes expectativas. Sobre el "sitio de Leningrado" no leí ninguna novela (espero que la memoria no me traicione); pero sí innumerables narraciones tanto por la parte rusa como la alemana; incluso española, ya que la División Azul estuvo en el frente alemán muy cerca de la ciudad sitiada. Por lo tanto esperaba poco de nuevo y me temía un novela que cayera en todos los estereotipos probables.
Pues no fué así, a pesar de que el autor es norteamericano y no estuvo allí, evidentemente; pero no obstante se informó sobre el caso, lo suficiente como para no meter la pata.
Es una novela que se lee con agrado; resulta verosimil en su planteo inicial (la búsqueda de huevos frescos para el casamiento de la hija de un coronel de la NKVD) en una ciudad sitiada, condenada al hambre, machacada por las bombas y sin esperanza de liberarse de la presión alemana que, dogal al cuello de la víctima, iba apretandose lenta e inexorablemente.
Cómo en una situación así dos protagonistas, (un joven soldado desertor y un adolescente sin familia, hijo de un poeta represaliado por el régimen), están obligados a una demanda imposible, es algo difícil de creer; pero en el contexto señalado hasta resulta realista.
"De dio la vuelta y anduvo hacia la casa. Kolya y yo nos retrasamos, observando a la hija del coronel, su piel de zorro centelleando bajo el sol. A estas alturas debía de habernos visto, pero no había reconocido nuestra presencia, no había mirado una sola vez en nuestra dirección. Éramos dos de los lacayos de su padre, y por lo tanto absolutamente aburridos. La estuvimos observando todo el tiempo que pudimos, tratando de grabar su imagen en nuestro cerebro para uso futuro, hasta que el coronel nos soltó un ladrido y corrimos tras él." (pág.57)

Una novela que se permite, incluso, algunos toques de humor y que no decae en su ritmo en ningún momento. Una buena sorpresa.
David Benioff. "Ciudad de ladrones". Seix Barral. www.seix-barral.es Barcelona, agosto de 2008. Traductor (del inglés) Francisco Lacruz. pp. 347. Tit.Orig: City of Thieves.

viernes, 14 de mayo de 2010

Biografía de Göbels

A veces, como ahora me sucede, no encuentro tiempo para escribir (ya que si tengo que elegir, prefiero dedicar mi tiempo libre a leer) ¿por qué, entonces, no incluír en este blog aquellos comentarios de otros blogs que me inducen a comprar cierto libro? Ésta fue la pregunta que me hice, y mi respuesta inmediata está aquí. Por ejemplo, tenemos el caso de una biografía de Göbbels que en principio no me llamó la atención... hasta que leí el siguiente comentario: ver

sábado, 17 de abril de 2010

A. Claret. El secreto del brigadista

Pasando por una mesa de descuentos de unos conocidos almacenes de Barcelona, ví este libro y el tema me sedujo, así que lo compré y lo leí rapidamente, influído por los acontecimientos narrados (Anarquismo, la Batalla del Ebro y Templarios).
Aclaro que estamos frente a una novela; una novela publicada en el 2008 y que en su momento me paso desapercibida (quizá porque estaba en otras cuestiones), ahora, al leerla mi opinión se bifurca en dos direcciones bastante opuestas: desde el punto de vista literario la considero muy elemental; los personajes no están trabajados ni psicológica ni históricamente; son planos como los heroes de comics; las situaciones son poco realistas, sobre todo las que suceden en la actualidad, y recuerdan esa clase de literatura juvenil dónde lo más importante radica en la peligrosa aventura que se prepara. El autor apunta bien, pero aún le falta técnica y sudor para alcanzar el grado de excelencia que hoy pedimos, como lectores, para quedar satisfechos.
Sin embargo pecaría de injusto si terminara aquí. El tema es muy interesante y los datos sociológicos también son importantes. En mi caso, me intereso mucho el caso de los fusilamientos de campesinos por anarquistas en La Fatarella, un pueblo de la "Terra Alta" de Cataluña; así como la peculiar forma de ser de sus pobladores. Y tampoco sabía nada de la importancia de los caballeros templarios para la reconquista cristiana (a principios del siglo XIV) de estas tierras bajo dominio morisco.
Así que por ese lado el libro ofrece información y además de una manera atractiva, que creo sirve para despertar el apetito de "leer más" en aquel lector ya proclive.
No obstante, tengo la sospecha, aún sin conocer los hechos historiados en este libro, insisto, que debe haber algun sesgo ideológico en la narración. El hecho que su autor haya sido dirigente del PSUC, y luego del PCE (Partido Comunista Español) debe haber influído, supongo, en su manera de abordar los hechos protagonizados por los anarquistas catalanes. Por más que intente ser neutral... es difícil sustraerse a la perspectiva que se origina en su pasado ideológico. Si, además, sabemos que su padre fué uno de los fundadores de Esquerra Republicana de Catalunya, un partido de fuerte orientación nacionalista, es muy difícil que pudiera conocer, también, la perspectiva de los anarquistas. No obstante este reparo, que no pretende ser una crítica ni mucho menos, el saldo es favorable a la novela. Creo que se merece leerla. En todo caso el que quiera adquirir una opinión fundada sobre algunos hechos señalados, queda obligado a revisar otros libros y documentos sobre estas cuestiones polémicas, dónde la perspectiva ideológica es crucial para juzgar los hechos. 
Andreu Claret. "El secreto de Brigadista". Planeta. Barcelona, 2008. pp. 241. La edición trae dos planos de la Batalla del Ebro extraídos de Antony Beevor "La guerra civil española".

sábado, 10 de abril de 2010

A. Larsson. Sangre derramada

Acabé su segundo libro (publicado por estas tierras). ¡Excelente!
La incorporo a mi galería de autores preferidos. Después de "Aurora Boreal" suponía que me encontraría con algo parecido; y así fué. Pero también es distinto... como debe ser.
Para empezar diré que es una novela donde el paisaje y sus habitantes están intimamente ligados a los personajes de la trama. No se puede hacer la operación (imaginativa) de trasladarlos a otro escenario y ver lo que se mantiene. Por lo tanto leerla es parecido a visitar el lugar, amparado en un vecino querido, y poder entrar en la vida privada del pueblo, sin los reparos que cualquiera levanta frente a la observación de un extraño.
Lo delicioso de esta novela, para los amantes del género, es que la policía es de lo más verídica; casi la misma que podemos suponer que tenemos cerca de nuestra casa. Nada de "inspectores" imaginativos y extravagantes, ni de recursos sofisticados, ni de casualidades que hagan saltar la liebre a una investigación empantanada. Todo es sencillo, pero no elemental.
Las relaciones humanas son siempre complicadas: aquí, en la tierra, y en el paraíso o en el infierno. Uno siempre se lamenta de la ingenuidad de nuestros lejanos antepasados que imaginaron un mundo, en el más allá, dónde los humanos viven en perpetua adoración o castigo.
Si existiera algo así, aunque en forma etérea o fantasmal, seguiríamos chinchándonos los unos a los otros; habría quienes se acercarían más a Dios buscándole hacer la pelota y quienes se alejarían de él, en una forma de anarquismo celestial.
Lo mismo en el infierno: tendríamos de todo, y al igual que en los campos de concentración nazis, habría algun condenado que estaría muy bien alimentado y cómodo frente a una mayoría que la pasaría mal. Estaría el torturador bueno, el malo, el perverso y el indiferente, capaz de cumplir su labor, pero sin ensañamiento y sólo durante su horario de trabajo.
Lo mismo sucede en un pueblo perdido, cerca del polo norte, que en la "gran manzana" yanqui o en los desiertos calcinados,  dónde pequeños grupos humanos sobreviven al costado de una exigúa fuente de agua. Éste es le mensaje subliminal que nos deja el libro. Y el reconocimiento de esa fraternidad humana en el pecado y la virtud no quita nada de interés a la novela: al contrario, la hace más fascinante.
Creo que un gran escritor es una bendición divina; y Asa Larrson se merece nuestras preces... aunque no tenga más remedio que matar, por partida doble, a dos inteligentes pastores protestantes. En realidad son cinco los muertos, pero no seré yo el que explique quienes son, por qué mueren y cuándo sucede. Sólo me permito agregar que tres son asesinados y dos se suicidan; sin embargo el cuento que la autora nos dedica trasunta una gran paz, así como amor por la naturaleza y sus criaturas. Que además de ellos estemos nosotros... debe ser consecuencia de un inexcrutable designio del Señor; del cual nos beneficiamos muchas veces, sin merecerlo casi nunca.
Assa Larsson. "Sangre derramada". Seix Barral. www.seix-barral.es  Barcelona, enero 2010. Traducción (muy bien hecha) Mayte Giménez, Pontus Sánchez, pp. 462. Tit. Orig: Det blod som spillts, Albert Bonniers Förlag, Estocolmo. Suecia.

J.L. Ibáñez. Nadie debería matar en otoño.

Hacer un comentario a un libro aparecido en el 2007 proporciona información no sólo sobre la novela sino también sobre el comentarista. No se me escapa que no "estoy a la última". Pero para enterarse de las innumerables novedades que nos ofrece la industria editorial hay muchos blogs en la Red, así que, liberado de las prisas, puedo decir como aquel famoso dirigente chino que "aún es demasiado pronto para evaluar las consecuencias de la Revolución Francesa".
"Nadie debería matar en otoño" me llamó la atención por su doble carácter de novela policíaca (sigo empecinado en utilizar la antigua denominación para un género que cada vez es más heterogéneo) y de novela histórica: sucede en agosto de 1936, en la Barcelona anarquista en plena ebullición, luego del casi fracasado golpe militar que, gracias a la ayuda de Alemania e Italia fascistas y del innoble "Comité de no intervención" de las potencias democráticas, logró triunfar tres años después.
Por las páginas de la novela desfilan personajes como Juan García Oliver, el más importante dirigente anarquista de la España de entonces y otros dirigentes y militantes de la misma cuerda política. El argumento, un detective contratado por el mismísimo García Oliver, para averiguar sobre el asesinato de tres patrulleros anarquistas (torturados antes de ser rematados con un tiro en la nuca) es, una vez explicado, bastante verosímil, y da pié a una historia que resulta atractiva por su dinamismo y variedad de personajes.
La forma de escribir de Ibáñez no tiene nada que envidiar, sin ir más lejos, a las de Philip Kerr (ya mencionadas en este blog), con las que observo un parentesco muy cercano. Además José Luis Ibáñez cuenta con la ventaja de escribir sobre su ciudad (aunque nació en Rubí, 1961, localidad cercana a Barcelona) sin aventurarse en parajes extraños, como hace Kerr trasladándose al Buenos Aires del General Perón con muy poca fortuna (para aquellos que conocen la capital porteña la narración de Kerr resulta bastante cutre; como aquellas películas de Hollywood que describen el Sur de América como si se tratase de un paraje tropical).
En síntesis: como novela policial del montón... está bien hecha y nadie se aburrirá con ella.
Sin embargo dejo aquí constancia de mi pesar por qué el autor no haya incidido más en las circunstancias existenciales y políticas de sus personajes. La descripción de García Oliver es bastante esquemática, aunque en términos generales correcta. No así la de otro personaje clave: el dirigente anarquista Eduardo Barriobero y Herrán, que en agosto de 1936 presidía el Tribunal Popular de Cataluña. Este hombre, ejecutado a garrote vil el 25 de abril de 1939 por los franquistas, fue un escritor y orador impresionante, fílosofo, pedagogo; amante de la música y de los libros, escribió mucho y variado. Hombre "alegre, castizo, fino y elegante" (como se lo describe Miguel Iñiguez en la Enciclopedia histórica del Anarquismo Español) no cuadra mucho con el personaje de la novela. Evidentemente Ibáñez no está obligado por la historia, sino por su imaginación de escritor, de todos modos, al usar referentes reales... un poco más de realismo no hubiera venido nada mal.
De la misma manera las circunstancias históricas tan especiales que vivió Barcelona en esos meses donde ocurrió la primera revolución auténticamente anarquista mundial, tampoco está descripta con la importancia que requiere. Lo que sucedió en Cataluña, y en particular en su capital, fue un episodio de mayor envergadura que la Comuna de París de 1871, y su importancia histórica aún está por dilucidar más allá de las banderías políticas que aún oscurecen hechos tan recientes. No fué un episodio menor de una guerra fraticida marginal para la historia de Europa. Los españoles no tenemos la inteligencia francesa para publicitar y dar rango mundial a cualquier algarada de París, pero con el tiempo, cuando el polvo se deposita, los hechos buscan por si mismos la importancia que merecen
¿Prisa por publicar? me pregunto. Es posible. Con un año, o dos,  más de investigación podría el autor haber pulido su novela dándole el valor apropiado a su decisión de instalar la trama en tales circunstancias.. En este sentido lamento la oportunidad perdida ya que la trama, bien hilvanada por cierto, conjuntada a una descripción más amplia de las circunstancias y viviencias de los habitantes de Barcelona, lugar dónde todos los ideales revolucionarios del siglo XX habían encontrado su centro, habría dado por resultado una obra de mayor peso e interés para toda clase de personas.
De todos modos reincidiré cuando mi librero me traiga la segunda que ha escrito, situada un poco después, en la Barcelona de 1937. Hasta ese momento el balance, aunque con las reservas expuestas que quizá excedan con mucho los propios intereses de Ibáñez, sigue siendo favorable.
José Luis Ibáñez. "Nadie debería Matar en otoño". Espasa Calpe. Madrid, 2007. pp. 362.

lunes, 5 de abril de 2010

Assa Larsson. Aurora boreal

Un pastor protestante muere cruelmente acuchillado en su iglesia, lo han dejado sin manos, y sin ojos ... luego, estamos leyendo una novela del género negro (o policial, o algo parecido, porque ahora ya es llamada de múltiples maneras). Sin embargo esta primera novela de Ann Larsson, publicada en España, no es lo que parece, o mejor dicho, no es "todo" lo que parece. Sin ese asesinato la novela se mantendría igual en su calidad, aunque perdería (sobre todo para los adeptos al género) un elemento importante. No obstante, de ser cierto lo que antecede, tal supresión imaginaria ofrece una pista sobre la autora: es, ante todo, una excelente escritora.
Y destaco lo anterior para evitar el error tan común de encasillarla dentro de un género. Es verdad que ahora la novela negra tiene un gran público, y que, probablemente, sin su gran éxito en Suecia, no habríamos tenido la oportunidad de leerla en España, y demás países con la misma lengua; pero lo que que quiero que conste es que Larsson tendría éxito aunque escribiera otra cosa, incluso "ciencia ficción" (género que sigue pareciendo demasiado arriesgado para muchos excelentes escritores).
Dejando de lado estas apreciaciones especulativas lo cierto es que la novela es muy buena. Los diálogos logrados y la trama bien urdida. Un aspecto que me llamó la atención fue la diferente longitud de los capítulos: algunos largos y otros muy cortos. Curiosamente este diseño imprime mayor dinamismo a la acción, como si sucedieran más cosas en menos tiempo.
En síntesis, la recomiendo, aunque no hay que creer a todos los elogios. Sin ir más lejos en la solapa del libro se menciona una frase del Publishers Weeckly que reza: "Fascinante. Los fans de Henning Mankell serán felices". Es posible que algunos sí, pero no todos, ya que la veo muy diferente al autor citado. Larsson presta mucha atención a los caracteres personales, al ambiente y la situación de éstos, a las relaciones humanas; en cambio la investigación en si misma es muy primaria, elemental, sin gran despliegue intelectual. A cada cual lo suyo.
Asa Larsson. "Aurora Boreal". Seix Barral. Barcelona, 6ª impresión, junio 2009 (1ª edición, mayo 2009). pp. 383. Tit. Orig: Solstorm (2003) 
Nota: una excelente edición con muy buena tipografía.

sábado, 27 de marzo de 2010

Fred Vargas. Un lugar incierto

Existe una delgada línea azul en mi mente, que cruzándola, hacia abajo, señala cuando ya no estoy dispuesto a comprar un libro... pero sí leerlo si lo consigo gratis (algún amigo que me lo presta o la biblioteca de mi barrio).
Aún más abajo se encuentra otra línea virtual, esta vez roja, que establece la frontera entre lo que estoy dispuesto a leer, y lo que no me interesa para nada. Obviamente estas líneas cambian con el tiempo, pero tienen cierta estabilidad; suelen durar algunos años.
Pues bien, el último libro de Fred Vargas, ha cruzado la línea azul en dirección a la roja. Es decir que, por ahora, será el último que me compro de esta autora. De los publicados en español, que son nueve (desde el primero en el año 2002 hasta ahora), he leído ocho, y ya los últimos no tenían, insisto, para mi, la frescura de los primeros y a la postre, aunque sigo reconociendo que son originales en sus argumentos, me cansan un poco.
Esta vez el comisario Adamsberg tiene que lidiar con una doble amenaza que como una pinza pretende eliminarlo: desde las alturas del poder y desde las negruras del pasado dónde surge un inesperado pariente. Todo esto aderezado con una historia de vampiros que no llevan al libro a otro género, pero que lo colocan en el límite borroso entre la novela policíaca y la fantástica.
Debo aclarar que yo no soy adepto a esta clase de género literario. Mi mentalidad, más bien positivista o historicista, o ambas cosas simultáneamente, se alegra con una buena recreación histórica y lógica; dónde lo improbable nunca se convierte en imposible, dándo a mi imaginación un terreno fértil para olvidarme del mundo inmediato sin necesidad de violentar mi más íntima convicción, basada en que lo improbable también es posible, si se tiene paciencia o genio para recrearlo.
Reconozco que esta escritora, con gran éxito en su país, Francia, no escribe una novela "de fantasía", sino a lo sumo juega con algunos mitos históricos entre guiños de complicidad al lector que al final puede tirar para dónde más le guste. No obstante su capacidad para imaginar mundos extraños que habitan entre nosotros (lo que me sedujo en sus primeros libros) tengo la sensación que se está agotando, o que merece un año sabático para recobrar fuerzas y volver a lograr esa mística unión entre lo irreal y lo cotidiano.
En fin, Fred Vargas seguirá vendiendo libros como churros pero yo la seguiré leyendo cuando un alma hospitalaria me acerque uno y me lo deje por unos días; pero no haré el primer movimiento.
Fred Vargas. "Un lugar incierto". Siruela. Madrid, 2010, pp. 347. Tit. Orig: Un lieu incertain, 2008. www.siruela.com

viernes, 26 de marzo de 2010

Eduardo Punset. El viaje al poder de la mente

 Éste es el último libro, recién aparecido de este conocido divulgador científico. Lo leí en poco tiempo (se lee bien, ya que está destinado al gran público y las cuestiones estrictamente técnicas ocupan poco espacio).
Como texto para conocer que se cocina en la psicología y la neurología es válido, y merece recomendarse. También para abrir nuevos caminos a quienes hasta hoy poco se interesaron por estas cuestiones. En cambio si se desea un libro que vaya más allá, que profundice en las cuestiones tratadas, este libro le parecerá algo superficial.
Quizá, me pregunto, la posibilidad de error (para el posible lector) provenga de su título. No es que sea erróneo, sino que hay viajes y viajes, de largo recorrido y de cercanías. Si, por ejemplo, se hubiera titulado al modo antiguo: "Algunas cuestiones que todo el mundo debería conocer, más ciertas experiencias del autor relacionadas con ellas" no habría motivo de despiste. Pero por desgracia estos títulos, son propios de otros siglos, dónde se entendía que la manera de nombrar un libro era, también, la manera precisa de indicar su contenido. Ahora, paradójicamente, somos más románticos y nos dejamos llevar por la música de las palabras.
Entre los temas tratados se encuentra el de la memoria (que a todos nos preocupa) y cómo la nuestra es buena para lo esencial, pero muy ineficaz para los detalles. También que nuestras decisiones no son tan conscientes y deliberadas como considera el común de la gente y que el dormir es muy importante para el estudiante en tanto, y al igual que "la mosca del vinagre", necesita ordenar y consolidar lo recientemente aprendido.
Una afirmación que me sorprendió y que a los pocos segundos me sorprendió que me sorprendiera (es decir que desconocía mi reacción) me sucedió cuando cuando leí que la libertad nos trae la infelicidad. Y me sorprendió que me pareciera novedosa porque, si lo pensamos un ratito, es evidente que la libertad puede traer muchas cosas buenas, más siempre con dudas e incertidumbres (al contrario de los que creen a pie juntillas) y esto no hace feliz a nadie.
También es de conocer y de recordar lo que cuenta sobre cómo tratar a los niños, y cómo éstos necesitan más de la recompensa que del castigo; al contrario de los adolescentes en que, según Punset, les viene mejor la disciplina que los premios.
No sabemos, dice el autor, porque esto sucede así, pero podría ser porque para un infante o incluso un bebé, es mejor repetir una conducta (la premiada) que reconocer, un proceso mental más sofisticado, que está equivocada (la castigada). La hipótesis me parece plausible y ésto sí que me tomó de sorpresa porque, hasta la lectura de este libro, no se me había ocurrido.
Otra cuestión que me pareció muy atractiva es la progresiva convergencia que él adivina entre psicoanálisis y neurociencia, en tanto ya está probada la plasticidad de nuestro cerebro humano y que por lo tanto experiencias infantiles pueden determinar una modificación radical de su estructura. Y siempre dentro de esta perspectiva también hay que considerar su sugerencia sobre que en la primera infancia la enseñanza sobre la gestión de las emociones (cómo aguantar nuestras frustraciones y fuertes deseos) debe anteceder al aprendizaje sobre los valores. Algo que, lamentablemente, ni en la familia ni en la escuela es cosa sabida.
Hay otros temas, varios más, que son importantes y que no puedo señalar a riesgo de extenderme más de lo que mi pereza natural me permite (cómo el por qué tardan tanto los avances científicos en llegar a los hospitales), pero seguro que el probable lector también desea hacer sus propios descubrimientos.  ¡Así que lo dejó con Punset!

Eduardo Punset. "El viaje al poder de la mente". Ediciones Destino. www.edestino.es Barcelona, marzo de 2010. pp.364
Nota: para leer más sobre el libro ver

    domingo, 21 de marzo de 2010

    Hiromi Kawakami

    Los autores japoneses en mi provocan una reacción espontáneamente digital: o me gustan o me disgustan, sin términos medios.
    En general es una literatura que me desconcierta y cómo abomino de cualquier esnobismo, lo que no entiendo o me resulta lejano, absurdo o trivial, simplemente lo pongo en el index; y a otra cosa.
    De ahí que, cuando me acercan un autor del extremo oriente siempre pregunto si lo han leído y que ha parecido. Podremos no tener los mismos gustos, pero conociendo a mi interlocutor tengo una pista bastante clara si vale o no el coste de concederle una oportunidad para entrar en mi cabeza (lugar que por ser limitado, trato de reservarlo para las cosas buenas).
    Pues bien, La señora Iromi Kawakami (1958), ex profesora de Biología y con éxito en su país, me ha gustado. Su prosa es sencilla, diáfana como un haiku (tipo de poesía japonesa que me atrae muchísimo) y enigmática simultáneamente. Sus frases son, a mi modesto entender, pequeñas joyas pulidas que se asemejan a esas teteras japonesas que para un no entendido no valen un duro, y sin embargo cuestan miles de euros.
    En mi caso, si apareciera un hada, o un genio, y concediera un deseo, seguro que le pediría escribir mitad como Hiromi Kawakami y mitad como Mark Twain. Dos autores opuestos y que podrían formar muy buena pareja.
    Tsukiko, el personaje central, una mujer cercana a los cuarenta, una solitaria algo beoda y bastante contestaria (a la manera japonesa, que de todos modos suele ser muy moderada), tiene una extraña relación con un antiguo profesor suyo. Un profesor que en su momento de estudiante apenas le hizo caso.
    Este es el nudo del argumento... lo demás se lo dejo al lector, para que vaya él mismo descubriendo los detalles.
    También me veo obligado a escribir que es un libro que puede no gustar a muchos. La mejor manera de probarlo es primero leyendo algunos haiku. Si no le atraen, este libro mejor que lo deje pasar.
    Hiromi Kawakami. "El cielo es azul, la tierra blanca. Una historia de amor" Traducción del japonés de Marina Bornas Montaña. Acantilado. www.acantilado.es Barcelona. septiembre 2009. pp.211. Tit.Orig: Sensei no Kaban

    Otra vuelta de tuerca

    A veces, o quizá debería escribir "casi siempre" es mejor abstenerse de matar algo y es más prudente, si no interesa ni perjudica, "dejarlo a la sombra". Esta reflexión viene a cuento porque hace unos días, un buen amigo de mi ciudad natal "A Coruña", que por azares del destino es de orígen ruso, me escribió un largo mail en el que me comentaba su desazón con mi nuevo blog Anotando Libros. 
    En pocas palabras, Vladimir Alexeievich (cómo me gusta llamarlo), no estaba muy satisfecho con la novedad que introduje a principios de este año. Mi amigo considera que en éste blog, donde ahora escribo, a él le proporcionaba un panorama completo de mi opinión sobre los libros que había leído y en que temas andaba; y que, en cambio, en el que había creado, si bien podía seguir mi proceso de lectura, le costaba encontrar el lugar dónde terminaba dándo mi opinión definitiva. lo cual, siempre con su talante práctico, juzgaba un paso atrás.
    Yo le comenté que a veces no tenía una opinión clara sobre el libro, ni siquiera al terminarlo. Que podía no haber una conclusión final, y que dado mi carácter reflexivo (o quizá, con menos benevolencia, "dubitativo) a veces no tenía nada concluyente para escribir  .
    En el intercambio de opiniones él me respondió que ya me conocía, pero que en todo caso a mi me serviría conocer con precisión esa ambigüedad en que me encontraba. Lo cual, si bien resulta paradójico, tengo que reconocer que dió en el blanco porque tener claro que uno duda, ya es saber mucho (en comparación con el estado inicial).
    Así que la cuestión, una vez planteada, empezó a darme vueltas y vueltas analizando sus posibilidades,  y sobre todo su coste en tiempo.  Al final me decidió  su perseverante presión, y también el darme cuenta que en algunos textos apenas escribía nada mientras los leía y por tanto sólo podía hacer un comentario final.
    Por lo tanto, prefiero avisar a mis lectores (sobre todo a aquellos que desconozco ni sostengo intercambio epistolar) que vuelvo a activar el blog sin por ello deshacerme del nuevo, en el que transcribiré, cuando me plazca, parte de mis notas manuscritas que siempre trato de hacer paralelamente a la lectura de cualquier libro, incluyendo las novelas (en este último caso para no perderme entre tantos nombres de personajes nuevos).
    Serán, por así decirlo, dos blogs hermanados en la misma tarea: en éste publicaré mi conclusión final, y en el otro, las cosas que surgen durante el proceso de lectura.

    Nota: suelo apreciar muchísimo los pocos comentarios que a veces me dejáis. Para vosotros puede ser un acto casi inútil, pero para mi nunca lo es; incluyendo las pocas veces en que no estoy de acuerdo con lo escrito. Como, además, escribo al correr del teclado, con muy pocas correcciones, también agradezco de antemano cualquier corrección tanto de estilo, como gramatical u ortográfica. Seguro que no caerá en saco roto.

    jueves, 14 de enero de 2010

    Ultimas palabras

    Sigo sin ganas de comentar un libro leído. Pero no está todo perdido para los pocos amigos que siguen, a pesar de sus vueltas y revueltas, este blog. Dado que no quiero hacer comentarios al finalizar el libro, si puedo mostrar lo que voy pensando, y anotando, a medida que los leo. Así que me he creado una especie de Cuaderno de Bitácora para aquellos "asiduos" que deseen mirar por encima de mi hombro :-)
    La nueva dirección es: anotandolibros.blogspot.com
    Este blog, lo dejaré "en conserva", hasta no se cuando.