lunes, 5 de febrero de 2007

Albert Speer y sus Memorias.


Albert Speer es con mucho el personaje más interesante del III Reich nazi, luego de Hitler. No obstante su suerte fue mucho mejor, no se suicidó, no lo ahorcaron como a otros dirigentes principales, sólo fue condenado a 20 años de prisión y en la cárcel escribió sus memorias, donde toma adecuada distancia respecto de su führer.

Speer fue un muy capaz, y además un gran “encantador de serpientes”; no sólo encandiló a Hitler sino también a los aliados, una vez derrotada Alemania. Todo eso con ser el que dirigió la industria armamentística de los últimos años de su país, y por lo tanto fue el responsable directo de la resistencia del régimen y de todos los asesinatos que se cometieron, por su prolongación, en ese tiempo (asesinatos y crueldades que no fueron menores que las de otras épocas sino comparativamente mucho mayores).

Amigo íntimo de Hitler, confidente de la que fue después su mujer, con acceso directo al más privado círculo de las amistades de los jerarcas nazis, resulta increíble (vista la situación con ojos de principios del siglo XXI) que este hombre haya salido tan bien parado de la contienda donde su patria termino asolada e invadida completamente por los aliados.

Speer murió recién en 1981 y fue el único gran dirigente nazi que tuvo oportunidad de observar el mundo posterior a su mundo. Preso en Spaundau hasta 1966, fue liberado y vivió tranquilamente sus últimos años. Si Dios no lo castigó a posteriori, sería el ejemplo perfecto de que los malos, si son inteligentes y tienen don de gentes, pueden prosperar perfectamente en este planeta; y si pierden, se van unos años a la sombra… y a escribir sus memorias como un buen patriarca.

De todas maneras tengo que aclarar que estas reflexiones las hago luego de haberlas leído y haber superado la sensación de franqueza y hasta ¡humanidad! que contienen. Es una crónica de la locura nazi hecha desde adentro con cariño, y sorteando perfectamente toda implicación personal, ya que a un arquitecto primero y ministro de armamento después no se lo puede pedir otra cosa que ser eficaz en su tarea; sin odio ni rencor, como si se tratara de dirigir una gigantesca ONG.

Un hombre que hace una severa contrición de sus pecados: “Siempre consideré una virtud en extremo deseable ser capaz de ver la realidad y no dejarse llevar por ideas delirantes. No obstante, cuando reflexiono sobre mi vida antes de ingresar en prisión, veo que en ningún momento me libré de las visiones engañosas” (Pág.529) Estoy seguro que de haber estado en ese momento en su compañía, habría meneado la cabeza comprensivamente y quizá hasta lo habría acompañado con un “suele sucedernos estas cosas ...”.

Si uno no mantiene una atención vigilante sobre la clase de visiones que en la época se alimentaban, se comprende perfectamente que el pobre Speer, un hombre listo y dedicado a su vocación, haya, como tantos alemanes, caído en las redes de su maligno führer.

Otro pequeño fragmento de sus memorias: “Tanto Hitler como nosotros, teníamos la esperanza de que la nueva arma, la V 1, causaría terror y confusión en el campo enemigo. Sobrestimábamos su efecto. La verdad es que yo sentía cierta prevención por la escasa velocidad de estas bombas volantes, por lo que aconsejé a Hitler que sólo permitiera que se lanzaran cuando hubiera nubes muy bajas” (Pág..641) y unas páginas más allá selecciono este otro: El 11 de noviembre tuve que añadir un nuevo aviso de alarma a mi memoria sobre las carencias de la industria del carburante: hacía más de seis semanas que el territorio del Ruhr se encontraba prácticamente incomunicado. Escribí a Hitler que “dada la estructura económica general del Reich, resulta evidente que, a la larga, la pérdida de la zona industrial de Renania y Westfalia sería insoportable tanto para la economía alemana como para continuar con éxito la guerra […] Varias fabricas de armamento de importancia capital se encuentran al borde de la paralización y en las presentes circunstancias no existe posibilidad de evitarlas”.

Añadí que, como el carbón ya no podía ser transportado al resto del territorio del Reich, las existencias con que contaban los ferrocarriles disminuían rápidamente, las fábricas de gas amenazaban detenerse, las de aceites y margarinas tampoco podrían seguir trabajando y hasta las entregas de coque a los hospitales eran insuficientes”. (Pág..743).

Como se puede ver, el ministro Speer estaba en todo, y advertía sensatamente que las posibilidades de continuar la guerra se estaban agotando. Esto lo escribía mientras esas mismas fábricas trabajan con mano de obra esclava, que moría rápidamente y con la misma velocidad era sustituida; los campos de exterminio trabajan a pleno y las zonas invadidas seguían siendo expoliadas brutalmente. Pero el Sr. Ministro no veía nada, a pesar de viajar por toda Alemania constantemente, y se limitaba a informar que las cosas no iban bien, y que era muy probable que fueran peor.

Sin embargo sus memorias son tan inteligentes como lo fue, seguramente, su autor; y uno se deja arrastrar por la historia narrada en directo, sin darse cuenta. Al final el lector se alegra de que Speer se haya salvado, casi sin darse cuenta de lo que siente. Y hasta la pena de 20 años parece una enormidad. Por eso me obligo a escribir este largo comentario; no sea cosa que el lector desprevenido sea cogido por el “Síndrome de Estocolmo” y termine pensando que, al fin de cuentas, existieron personas capaces y decentes en algún escalón del Estado Nazi.

Ficha Bibliográfica:

Speer(1969, Albert Speer, "Memorias", Edit. El Acantilado, Barcelona, 1ra. edic. noviembre del 2001, 2da. reimpresión abril de 2002, pp. 932, www.elacantilado.com, Tit.Orig: Erinnerungen. 1969 by Ullstein Buchverlage GmbH & Co.

23 comentarios:

Casa Nova de la Vall dijo...

no sólo encandiló a Hitler sino...

En www.marcjimenez.com he publicado un extracto "Adolf Hitler y Albert Speer"

...La fotografía revelaba una intimidad que no era imaginable entre Hitler y cualquier otro de sus paladines...

realmente encandiló a Hitler?

Anónimo dijo...

Albert Speer fue, a partir de febrero de 1942, a la muerte de Todt, el Ministro de Armamentos de Alemania. He dichoi bien, el Ministro de Armamento de un país, SU país, que estaba en guerra, no el director de una tienda de beneficencia. ¿ Qué se esperaba que hiciera? ¿ Que pusiera una bomba en cada industria bélica de alemania? Ridículo. Hizo lo que tenía que hacer, como lo hubiera hecho cualquier persona en su lugar.- Se sirvió de mano de obra de los campos, es cierto, y no es menos cierto que lo hizo porque no tenía otra, desde que Hitler, por oscuras razones, se negaba a usar mano de obra femenina alemana en ellas, como hacían todos los países en guerra.- Se sirvió de esa mano de obra y no preguntó mucho por ella. Como dijo una vez David Irving, aún sabiéndolo, no le importó ( e incluyo acá el tema de la mano de obra judía). ¿ Y qué? ¿Acaso tenía otro camino? En la payasada de Nuremberg lo negó, obviamente, nadie puede ser tan imbécil como para autoincriminarse en un juicio en su contra . Aparentemente luego de la cárcel y durante su estadía en Spandau, mostró arrepentipmiento pero en mi opinión, cumplida la condena y saldada la deuda con la sociedad alemana ( ALEMANA, su sociedad), ya no tenía necesidad de hacerlo.-
Según su biógrafa, Gitta Sereny, ese arrepentimiento fue verdadero , pero más allá de colmar un vacío de su propio espíritu, cumplida la condena no tenía ninguna obligación para ello.-

Isidoro Villena dijo...

Enhorabuena por este estupendo blog, que sigo desde hace muy poquito que lo descubrí. Sin duda este señor tiene una biografía cuando menos apasionante. El libro del que hablas lo he leído , así como el de Conversaciones con Speer, de Fest, sumamente interesante. Diarios de Spandau, ¿puede ser más de lo mismo? Habría que leerlo. La biografía de Sereny se puede comprar en español en México. ¡Cuidado con los gastos de aduana! Quizás merezca la pena. En mi opinión , y ante los hechos y los datos que conocía Speer en su tiempo, sin duda este señor fue merecedor de la horca. En "Germany and The Second World War" Vol 5/II se puede analizar un poco más de cerca cómo fue el trabajo de Speer en la economía de guerra germana. No he tenido el privilegio de leer el, según dicen, soberbio trabajo de Rolf Dieter Müller en este volumen.
http://isidorovr.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Speer era un genio en su tiempo, no era un privilegiado, todo lo consiguió con trabajo. Si ese horror acabó como acabó no fue precisamente gracias a este ministro, de hecho la posteridad alemana le debe mucho. Claro que, siempre es mas fácil hablar desde el prejuicio y acabar con la vida de los que no piensan ni pensaron como nosotros. A cualquier nación, con cualquier gobierno y en cualquier momento le viene bien un Speer.

Casanovadelavall dijo...

No cabe duda que Albert Speer era un genio, un genio de los que no se repiten con frecuencia, pero le toco vivir en el lugar equivocado (desde mi punto de vista) y a pesar de ello dio lo mejor de él.

Brigantinus dijo...

No se si era un genio (previamente habría que definir operativamente este concepto), pero evidentemente no era "del montón". Moralmente era un hombre mediocre, en tanto supo nadar y guardar la ropa. ¿Se necesitan hombres así? Es ocioso pensarlo ya que existen y además suelen ocupar puestos poderosos (en cualquier país). Sus relaciones familiares no fueron buenas, y actualmente (a juzgar por lo que leído) se tiende a pensar que sabía todo o casi todo de lo que pasaba y no le importó... mientras el régimen conservara posibilidades de victoria. Si hubiera caído en manos rusas no habrían tenido tantas contemplaciones; así que también fue un hombre con suerte.
El que lea sus memorias tendrá dificultades para sustraerse a su "encanto". Así que recomiendo leerlo teniendo en cuenta lo que pasaba en Alemania en esos momentos. Si no se pierde perspectiva, creo.

Casanovadelavall dijo...

Retiro lo de genio y estoy de acuerdo con la definición previa de Brigantinus de que no era del montón. He de decir que no está entre las personas que admiro, no era un Tucholsky por mentar a alguien, pero fue capaz de "genialidades" como mantener la industria de armamento alemana a un nivel altísimo al final de la guerra en unas condicines pésimas para su país.

DF-Traveler dijo...

Que tal, Albert Speer estoy de acuerdo, era el MINISTRO de ARMAMENTO por lo que tenia que hacer lo que debe de hacer alguien en ese puesto, Aqui en Mexico si los MINISTROS de este pais fueran el 10% de efectivos que Speer al hacer su trabajo , seriamos una potencia mundial y no un pais en vias de desarrollo. Por otro lado si Hitler tenia razones o no para empezar una guerra con los desastrozos resultados de la I guerra Mundial, es un serio debate .. Pero una vez empezada la guerra: Ustedes harian o no lo mismo que Speer?

Brigantinus dijo...

¿Haríamos lo mismo que Speer en similares condiciones?
Esto es muy difícil de decidir. Más bien... imposible. La Historia está llena de especulaciones similares.
¿Entonces nada se puede decir que no sean puras tonterías?
En absoluto, creo. Podemos juzgar, con todo el relativismo que da el marco de nuestra época y de nuestros conocimientos del pasado.
¿Es válido utilizar esclavos como mano de obra en pleno siglo XX y en un país puntero?
Pienso que no. Speer sí lo hizo. Los trabajadores en sus fábricas eran prisioneros obligados, y no solían durar más de tres meses por las pésimas condiciones de salubridad y seguridad. Eran esclavos condenados a muerte. y Speer miró para otro lado.
Durante años el régimen nazi sojuzgó a los que no pensaban como él, los aniquiló, esterilizó o los hizo pudrirse en las cárceles... y Speer miró para otro lado.
Los judíos, los gitanos y otras minorías eran liquidadas en Polonia, en otros países y trasladados a los campos de concentración para la solución final... y Speer miró para otro lado.
No se enteró de lo malo, y se benefició de la simpatía, la benevolencia y los privilegios que le otorgó Hitler. Y luego se fue "de rositas" en Nüremberg mientras sus colegas eran suspendidos de cuerdas hasta morir.
De estas cosas, creo, se puede opinar.

Anónimo dijo...

Yo creo q es injusto decir q Speer no fue un genio, es mas, fue un re contra genio. Llevar adelante la compañia armamentista de un país q lucha contra el mundo no es tarea fácil. Crueldades las hay, las hubo, y nunca las va a dejar de haber. Miren a su alrededor sino. Quien no se preocupa nada mas q por su propio bienestar o el de su familia. Genios los hay, sino miren la cabeza del Reich, el mismo Adolf. No se si alguien podría haber llevado tan lejos a un país como Hitler, q si bien fue muy muy cruel con las minorías, no deja de ser un genio estratega. Todos los genios tienen alguna locura, la de él por desgracia era crear una raza superior. Si su principal objetivo fueron los judíos por algo debe haber sido.
Disculpen si ofendo a alguien. Pero imaginen que hubiera hecho Einstein, o cualquier otro genio en la posición de Speer.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es un groso! al igula q su lider, q tal vapuliado y demonidado a sido por los norteamericanos e ingleses. como todos la historia la escriben y la difunden los q ganan.... Hitler y su admisnitracion fueron unas de las mas grande de toda la historia mundial. y Hitler, esta en la lista junto con aljandro magno, julio cesar, napoleon,...

fabian dijo...

Hiroshima y nagasaky? No son tan culpables los aliados del provecho técnico que sacaron de la Alemania nazi Aviones a reacción, energia nuclear bomba V2 o porque se creen que mantuvieron con vida a Speer, o mas cerca Afganistan e Irak ? que es esto o ustedes vieron a algún presidente norteamericano o inglés o algún principal ministro encarcelado Colin Powell esta preso? yo por lo menos no me enteré y creo y se perfectamente que nosotros escuchamos y leemos una sola versión la que nos quieren mostrar y es la que adoptamos o los dirigentes sovieticos esta´n presos también por haber diezmado a la población al final de la guerra y después de la misma.- Israel contra los palestinos? quieren mas ejemplos? Hay que entender una cosa el contexto en que se dió la Alemania Nazi la opresión a la que estaba obligada a vivir el pueblo después de la primera guerra y que solo ellos eran lo que querían y estaban bién, yo no creo que Albert Speer haya sido un genio si un hombre muy inteligente que desarrollo un trabajo impresionante en Alemania y utilizó fórmulas que actualmente se están comenzando a utilizar (union europea) muy capaz y que dejó su vida en esto, no se olviden que entró joven en la carcel y se fué viejo, solo por haber cumplido sobresalientemente con su trabajo

fab dijo...

De los libros que circulan por aqui sobre Hitler y la Alemania nazi , no son mas que mentiras y mas mentiras fabricadas por los poderosos judios y sus vasalllos aliados y comunistas a traves de la propaganda. Para muestra, se contabilizan aproximadamente 20000 libros acerca de Hitler, donde es calumniado de la mas vil forma.¿Si fue tan malo porque se escribieron tantos libros sobre el? lo mas seguro es que le gane a la tematica del anticristo o satanas(el verdadero enemigo). Odiaron tanto a Hitler porque desafio al poder de los judios y masones que dominan al mundo,intentando eliminarlo en la operacion valkirya, hasta en las peliculas todavia continua la propaganda. Conocia bien la conspiracion judeomarxista de aplastar a europa con la bota sovietica, sorprendente resulto que jovenes de 28 paises europeos se unieron a la wafen ss en busca de una europa unida y de valores bajo la ideologia del nacionalsocialismo. Los logros de Hitler en Alemania como el sistema de seguridad social, las autopistas,la promocion del arte incluso para la clase obrera y en el propio auschwitz(zona de extermino segun el holocuento)y otros mas, fueron copiados por los "buenos vencedores" y hasta la fecha solo han empeorado el mundo con la conspiracion casi alcanzando su culminacion. Ah por cierto, olvidaba mencionar que Leon Gretel publico su libro acerca de las wafen ss, aun con sus padres asesinados,hijos encarcelados y con amenazas, que como otros investigadores e historiadores incorruptos los silenciaron para no dar a conocer la verdad, en resumen el nacionalsocialismo de Hitler dio la muestra de su efectividad levantando de la ruina una nacion en 4 años en laprimera economia mundial, y esto represento una amenaza para el sistema comunista y mas que nada al capitalista creados por los judios.

Zamora dijo...

Cada vez que busco información sobre alemanes del III Reich, siempre me encuentro con lo mismo.

Todos demonizados por el "holocausto"... Ese holocausto que nunca acaba, aún habiendo acabado la guerra, podían hablar también de los alemanes que fueron asesinados cruelmente por soviéticos o aliados, esos que son tan buenos en los libros y películas de la versión oficial...

El caso es que capitalistas y comunistas han sido la misma idea, ya que ambas comparten una meta, que es la conquista absoluta del estado, y el uso de la violencia y la calumnia y mentira como métodos de paz...

Que si, que en alemania no fueron todo cosas bonitas. Pero desde luego, montarse el circo de los campos de exterminio, está claro con que fin lo hicieron.

Montar una enorme cortina de humo, para que los "pobrecitos judios" tuvieran una nación justo en el corazón del islamismo y a su vez del petróleo. Ese islamismo, amigo del III Reich, que después de 60 años de guerra aún no ha firmado la paz con los judios y su capitalismo.

C. Brigantinus Barbatus dijo...

Algunos, no todos, demonizan a los alemanes (sobre todo durante y en los años posteriores al fin de la guerra), pero creo que esto ya ha pasado. Y se han publicado excelentes libros sobre los padecimientos de la población civil alemana; que alguno he comentado en este blog.
Por otro lado es comprensible que el Holocausto siga llamando la atención. No sólo por los muertos (en las hambrunas que provocó Stalin, en Ucrania no murieron menos de 6 millones de personas, y probablemente 9), sino por el método empleado, por el trámite del papeleo, los transportes, la organización, el reciclado de las posesiones muebles e inmuebles de los asesinados, incluyendo partes de su cuerpo...
Muertos ha habido y habrá, matanzas de toda clase ha habido y habrá, pero dificilmente se olvidará una hecha con un criterio tan moderno de eficacia y economía.
De la misma manera que no nos impresionan tanto los muertos en carretera que uno sólo que ha sido violado, cortado en pedacitos y luego comido. Los humanos somos así, privilegiamos los detalles sobre los grandes números :-)

Stauffenberg dijo...

Hitler fue un mediocre. Le vencieron un gordo viejo (Churchill) y un inválido (Rooselvet), además de otro asesino (Stalin). Las razas inferiores (eslavos) entraron en Berlín, sin embargo la gran raza superior (alemana) no pudo llegar a Moscú. ¿Dónde está el genio estratega? Además, se puede guerrear con razón o sin ella, pero los nazis fueron crueles, bárbaros y estúpidos porque Alemania habría sido una potencia mundial mucho antes y de manera pacífica si hubieran utilizado a los judíos alemanes tan válidos, eficaces y patriotas como los arios.
España también fue estúpida, cuando descubrieron América no se les ocurrió otra cosa que expulsar a los judíos. O sea, se crea la empresa y se despide al gestor, yendo a parar gran parte del oro americano a manos de los usureros genoveses. Genial. España se arruinó y Alemania fue arrasada y dividida. El Comunismo se comió medio mundo, los judíos obtuvieron un estado propio generando un conflicto que llega hasta nuestros días.
Vivan los grandes estrategas.

Bea nada más dijo...

Muy de acuerdo con los comentarios de Brigantino y Brigantino Barbatus. Encuentro que no se puede justificar una barbarie alegando que hubo otras. Ni puedes defender un mal acto mencionando que no es el único. Si hubo otro, entonces están los dos mal. Y mira que soy alérgica a palabras como bien y mal. Efectivamente, la forma en que fueron tratados, se hicieron experimentos con ellos o se hacían pedidos de "más material para experimentación", rogando que se enviara en mejores condiciones, ya que la última remesa había llegado en tan mal estado que apenas les había durado (Hay documentos de este tipo de "pedidos"). Es escalofriante. Es un hecho frío, sin más. No está contado por unos ni por otros. Un documento de un pedido de más material humano. Fotos de esos experimentos.Son hechos aterradores. Mucho más escalofriante es que si la historia nos la cuenta un individuo carismático, nos pongamos de su parte.Si a través de un libro, sin estar él de cuerpo presente, sabiendo lo que sabemos, este señor nos puede encandilar ¿No nos habría encandilado el Hitler de la alemania nazi?. ¿No nos habría "Contagiado" la euforia aria en ese momento?. Y si no lo hiciera ¿Habríamos podido superar el miedo a que te denunciara tu propio padre, tu hermano, tu hijo, que no es más que un niño y te vigila en tu propia casa? Tuvo que ser un momento muy difícil de vivir y todos queremos pensar que seríamos el héroe que se enfrentó a ellos, el héroe que no aceptó esto o aquello, pero la verdad es que estas situaciones sacan a la luz lo mejor y lo peor de cada uno. Y lo peor que uno podría hacer en determinadas circusntancias. Lo pero que tu podrías hacer... es mejor que nunca llegues a saberlo. No se qué hubiera sido yo. Quiero creer que el héroe, pero prefiero que el mundo no me ponga en situación de tener que averiguarlo. Como detalle, me comentaron el otro día, así que no lo puedo decir de primera mano, ya que fue de boca a boca, que según parece se encontraron ciertos manuscritos de speer y documentos que demuestran sin la menor duda que Speer mintión cuando aseguró no saber ciertas cosas y que mintió en sus memorias ahí donde "aparecía en la foto" por así decirlo, demasiado aborrecible. Algún error tuvo que admitir ya que era innegable, pero cuanto pudo negar, lo negó o lo empañó para que no se viera del todo claro. Tal vez es demasiado pedir que una autobiografía de quien sea, tenga visos de objetividad. Máxime, una tan tremenda. Si mentimos por parecer más cultos, mejor relacionados, más abnegados o en fin más lo que sea, para conseguir un trabajo, caer bien a esa gente, llamar la atención de aquel... qué no se mentirá en una autobiografía, máxime en una semejante. En otro orden de cosas, al margen de su figura, es documento histórico de primera mano de incalculable valor. Voy por el capítulo VII y aún no me encandiló. Encuentro que mira a su entorno (incluso a menudo a Hitler al que tanto asegura que admiraba) un poco por encima del hombro, como diciendo "yo era más culto, mejor que ellos" (simplificándolo un poco) Pero es demasiado pronto para opinar porque acabo de empezar, y aún no me encandiló, como a juzgar por los comentarios que leí por ahí, parece bastante inevitable.

Anónimo dijo...

Genios de mierda

Anónimo dijo...

He leído el libro de Speer en inglés bajo el título "Inside the Third Reich". Lo considero un libro fascinante, muy bien redactado, a tal punto que sientes que estás sumergido en la época y que ves las situaciones desde diferentes puntos. En cuanto a Albert Speer, opino, que era un hombre diferente a los que rodeaban a Hitler, una persona con criterio propio cuando las circunstancias lo exijieron. Al final hace una advertencia sobre lo que los avances de la tecnología pueden traer. Considero que esta advertencia debe ser tomada en serio hoy en día ya que parece una advertencia con visos de futurismo...
Lo recomiendo, excelente libro.

Rafael Garcia dijo...

Speer hizo con los judios lo que los Chinos hacen hoy dia con sus propios congeneres. Utilizar la mano de obra barata de la prisiones. Pero la hipocrecia del mundo aplaude el desarrollo de CHINA sin criticar la violacion a los derechos humanos.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario del señor Garcia referente a la China actual y sus congeneres.
Maria Elena

Sergio Garcia dijo...

Creo que tampoco se puede caer en el fanatismo contrario con el que termina su artículo de que no había nadie bueno en el escalafón del Estado Nazi. Los seres humanos no son buenos o malos de manera corporativa. Y la mentalidad de esos años debe juzgarse como era en ésa época. Nacionalismos radicales había en ese tiempo en todos los países de Europa ante un Comunismo que acabó fortalecido en esa guerra y media Europa esclavizada...

Fedellys Garcia dijo...

Nada, absolutamente nada, justifica ni lo que paso en Alemania, ni lo que pasa en China, ni lo que hacen paises desarrollados hoy en dia con apariencia justificada. Nada justifica las barbaridadesque que se cometen por humanos contra humanos. No podemos justificar unas por que existen las otras. Voy a comenzar a leer el libro. Estoy segura que no dejare de reconocer la inteligencia que pueda haber tenido Speer. De antemano, no le creo que no supiera de las barbaridades que se estaban cometiendo en su pais, el cual merece mis respetos hoy en dia. Como opino alguien, lo mas inocente que hizo fue malo y fue que "volteo para otro lado". Espero tener el suficiente criterio para ser objetiva y no dejarme llevar por ninguna de las dos posiciones.