martes, 13 de febrero de 2007

Daniel Kehlmann mide el mundo


Daniel Kehlmann lleva cuatro novelas con casi 30 años de vida. Si contamos que la primera década y parte de la segunda es muy difícil que se hubiera ocupado de este menester, nos queda que ha escrito mucho últimamente. Y por lo que parece con provecho. “La medición del mundo”, según dicen las revistas especializadas, ha sido un éxito de ventas en su país, cerca de 700.000 lectores y yo también caí en ella, no porque sea un éxito (más bien rehuyo estos trucos publicitarios que suelen esconder una literatura muy superficial) sino porque el tema me interesaba: trata de la vida y milagros de Carl Friedrich Gauss (sí, el creador de la curva estadística en forma de campana que también se la denomina con su apellido) y del naturalista y explorador Alexander von Humboldt, (al que todos conocen aunque más no sea por la corriente que lleva su nombre y que baña las costas del pacífico de América del Sur).

Pues bien, el libro no me desilusionó. Se lee con mucho placer y hasta diría que no parece alemán, por su humor, sino fuera que estoy más allá de los estereotipos sobre nacionalidades.

Poco sabía de Humboldt, y menos aún de Gauss, por lo que me entusiasmó la narración que, además, incluye sabrosos detalles sobre la vida a principios del siglo XIX: el encuentro de los dos científicos en 1828, o la curiosa forma de percibirse de la reciente nación norteamericana, aunque ya apuntaba más allá, según puede leerse entre irónicas líneas.

Este libro ha sido finalista al premio del Libro Alemán del 2005 y, según leo, la sociedad Humboldt no quedó muy satisfecha como Kehlmann pinta a su héroe. El se defiende contestando que al fin de cuentas escribió una novela y no una biografía, y que por lo tanto incluyó anécdotas inventadas, aunque acota, que no son precisamente las más raras.

Dejando de lado entonces las pequeñas cosas de la vida cotidiana, y aceptando que es una recreación libre e imaginativa, me parece una buena y agradable introducción a la figura de dos genios del siglo XIX. Una manera placentera de aprender; que, considero, es la mejor de todas.

Ficha Bibliográfica:

Kehlmann(2005), Daniel Kehlmann, "La Medición del Mundo", Maeva, Madrid, 2006, pp.221, Tit.Orig: Die Vermessugn der Welt