Confirmar

jueves, 1 de febrero de 2007

Atul Gawande. Complicaciones


Un libro dedicado a los médicos, a los estudiantes de medicina y en general a todas las personas que tienen relación con la profesión de la salud. El subtítulo dice: “Confesiones de un cirujano acerca de una ciencia imperfecta”, y creo que su contenido se ajusta perfectamente a ello. Da la impresión de ser un autor veraz y valiente, y por lo tanto útil y ejemplar. De lo que no estoy tan seguro es de si es un libro adecuado para los que no tiene relación, digamos, por oficio, con este tema. Más aún, si Ud, que ahora me lee, se tiene por alguien sensible y con una fuerte imaginación… yo le recomiendo, sinceramente, que no lo toque; y que si lo vé huya antes de hojearlo.

Le aseguro que no es exageración. En mi caso he tenido que hacerlo en varias etapas, tomándome mi tiempo para reflexionar sobre lo que Atul Gawande explica y para, también, tomar un poco de distancia con los asuntos tratados aquí. Tengo la seguridad, por la forma en que está escrito, que Gawande no exagera, y que probablemente en cualquier centro hospitalario cerca de donde escribo suceden las cosas que él cuenta, y hasta es posible que mayores. Pero enterarse no agrega nada para un ciudadano de a pié. Así que es mejor una saludable ignorancia, aunque la combinación de ambos términos suene a paradoja.

El texto lleva el prólogo del Dr. Santiago Dexeus, una personalidad altamente reconocida en Cataluña y España, así que con sus comentarios le presta aún más autoridad al autor. Estoy de acuerdo cuando el Dr. Dexeus escribe que desea una sociedad donde “no se vea el fracaso médico como un acto impensable y que, por lo tanto, sepa, distinguir entre límites de durabilidad y error a causa de una injustificable negligencia” (1) Y es por ello que veo la gran utilidad que puede tener este libro para la gente de la profesión, pero el simple mortal tiene una visión quizá idealizada de la medicina que no estoy seguro que deba hacerse pedazos ya que cuando las cosas van mal confiar en los médicos como si fueran sacerdotes elegidos, quizá sea terapéutico. Y por otro lado los juicios que en este tiempo suelen hacerse por cualquier “error médico” tienen también un efecto perverso ya que llevan a que el profesional “se cure en salud” no arriesgándose más allá de lo totalmente admitido como habitual.

El libro trata del aprendizaje de un cirujano, y por extensión del aprendizaje de muchos; también de los errores que se cometen aunque se actúe con la máxima prontitud y diligencia. También rompe una lanza a favor del uso intensivo de la informática en la práctica hospitalaria demostrando como los diagnósticos pueden ser mejores; y en general aborda todas las cuestiones que tienen cierto carácter de urgencia para mejorar el estado de la atención sanitaria. Por eso deseo que muchos, y sobre todo, los que tienen algo que decidir en estas cuestiones lo lean.

Ficha Bibliográfica:
Gawande(2002), Atul Gawande, "Complicaciones", Edit. Diagonal, Bcn, abril 2003, pp.351, Tit.Orig: A Surgeon's Notes on an Imperfect Science. Metropolitan Books. N.York

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo soy cirujano y he comenzado a leer el libro. Apenas la introducción y una pequeña parte del primer capítulo. Haré un comentario cuando lo haya terminado. Solo quería hacer una pequeña aclaración a su introducción. Los profesionales de la medicina no vamos a descubrir en él nada nuevo. Hasta lo que llevo leído, podría haberlo escrito yo o cualquiera de mis compañeros, basado en nuestras propias vivencias. Podría ser mi diario: similares situaciones, similares reflexiones. A uno le gusta ver que alguien ha hecho el trabajo de escribir lo que uno mismo hubiese escrito.
Creo, al contrario, que el libro aporta más a las personas que no conocen de cerca nuestra profesión que es la más humana, la más bonita, la más difícil, la más frustrante, la más satisfactoria y todo al mismo tiempo. Precisamente para transmitir eso: que también los médicos somos simples mortales. Como todos los seres humanos.
Un saludo,
DH.

Brigantinus dijo...

Evidentemente todos aprenderemos un poco más leyendo este libro que, por cierto, ya no está en mi biblioteca porque se lo regalé a mi médico clínico, con el cual mantengo una relación excelente de más de 25 años...