Confirmar

martes, 23 de enero de 2007

Amando de Miguel y el refranero


Amando de Miguel es sociólogo, y además escritor (que no es lo mismo). En “El espíritu de Sancho Panza” comenta los refranes españoles y por medio de ellos intenta descubrir la mentalidad de nuestro pueblo, a través de la historia. Una mentalidad predominantemente campesina y que actualmente se ha perdido bastante, aunque no tanto como orgullosamente podríamos pensar. Es materia discutible si los pueblos conservan rasgos peculiares, o si éstos son sólo propios de una época y con el tiempo todo cambia radicalmente. Algunos piensan así, otros son más prudentes. Evidentemente el alemán actual, o el japonés, no es el belicista de otras épocas; pero hay ciertas constantes de carácter y de estilos que no parecen haberse borrado con los siglos, si atendemos a lo que cuentan las crónicas antiguas.

En el caso nuestro, sería también discutible si características como: el pesimismo, el fatalismo, el individualismo, el resentimiento, la cautela, la simulación y el conformismo, son estrictamente españolas o también son compartidas por los pueblos vecinos. Probablemente sí, pero quizá no en la misma medida. Por otra parte el mismo Amando de Miguel se encarga de subrayar que lo que pueden parecer vicios son también virtudes o más aún “una estupenda respuesta adaptativa de la inteligencia colectiva. Es el resultado de aplicar la capacidad de sobrevinencia a un medio difícil, si no hostil. No es casualidad que, después de la tundra, el territorio español es el que acoge menos densidad de población de toda Europa. Ese dato demográfico es la consecuencia de una economía mísera, una sociedad bronca, una historia agónica. Se comprende que, ante un medio tan áspero, los pocos españoles que han logrado sobrevivir en cada momento hayan desplegado virtudes que parecen defecto” (Pág.35)

Con esta perspectiva el autor hurga en los refranes y encuentra mucho en que pensar. “La viuda que mucho llora, hambre tiene de boda” (Pág.130) nos invita a dudar de las emociones ajenas en una sociedad rural que ahora parece tan remota en nuestras ciudades. Sin embargo esta otra: “Tres españoles, cuatro opiniones” (Pág.107) no parece tan olvidada por nuestras tierras. O hay algunas que siguen teniendo gracia, quizá porque en el fondo nada ha cambiado: “Vergonzosa es mi hija, que tapa la cara con la falda de la camisa” (Pág. 208). Y siempre ese poso amargo en los refranes que encierran una visión laica y pesimista aunque no por ello menos realista: “Uno que se metió a redentor, lo crucificaron” (Pág.94).

Un libro que sobre todo se relee con gusto. Y de paso, si nuestra memoria no es débil, puede agregar un poco de sal a una conversación muchas veces anodina.

Ficha Bibliográfica
de Miguel(2000) , Amando de Miguel, "El espíritu de Sancho Panza. El carácter español a través de los refranes", Editorial Espasa Calpe, Madrid, 2000, pp.274

No hay comentarios: