Confirmar

martes, 13 de marzo de 2007

K.Ishiguro. Cuando fuimos huérfanos

Esta novela de Kazuo Ishiguro, autor de nombre y aspecto japonés, pero que desde los seis años vive en Inglaterra, y por lo tanto su formación y pensamientos son ingleses, la acabo de releer; y puedo asegurar que resiste la prueba cum laudae. Un famoso detective londinense que siente la llamada de su infancia, allá lejos, en Shangai, y vuelve a investigar como es que se quedó huérfano de padre y madre. Ishiguro describe el clima amenazante de entreguerras, cuando la invasión japonesa a China amenazaba también a Shangai y la Colonia Internacional de europeos y americanos semejaba una isla rodeada dentro de la ciudad bombardeada. Sin embargo no es una novela de detectives ni tampoco de guerra, es la descripción de una vida que se encuentra a medio camino entre las dos civilizaciones. Quizá tenga algo de autobiográfico, aunque tampoco es necesario indagarlo, ya que, en el fondo, algo parecido le sucede a quienes han vivido una parte prolongada de su existencia en otro país y otra cultura. El estilo de Ishiguro tampoco es de esta época, recuerda en personajes y situaciones a novelas más propias del siglo XIX, y a veces el lector no sabe bien si el autor está bromeándonos, con un guiño de complicidad, o si la situación es coherente con toda la trama de la novela. Es un libro curioso, de difícil factura, a pesar de su sencillez y claridad. Si tuviera que agruparlo, en mi biblioteca, no por autor ni por tema, sino por afinidades ocultas, quizá lo pondría con los libros de Sebald. Siendo muy distintos, transmiten la misma sensación de desarraigo y objetividad. Pero estas reflexiones son muy subjetivas, así que el lector tendrá que llegar a sus propias conclusiones, si aborda esta obra.

Ficha Bibliográfica:

Ishiguro(2000), Kazuo Ishiguro, "Cuando fuimos huérfanos", Anagrama, Panorama de Narrativas, Barcelona, 2001 pp.401, Tit.Orig: When We Were Ohrphans , También edición en Círculo de Lectores S.A. www.circulo.es

1 comentario:

Dorothy dijo...

Acabo de terminarlo hace solo unos días. Me ha gustado mucho, aunque algo menos que 'Nunca me abandones', que me pareció sublime.