domingo, 11 de marzo de 2007

W.G.Sebald. Destrucción y literatura

De Sebald ya comenté otros libros en este Blog. Es evidente que el escritor, muerto en accidente automovilístico a principios de este siglo, me interesa. Considero que tiene estilo y que además lo pone al servicio de contar cosas; aunque a veces su manera de escribir resulte demasiado lenta para nuestro gusto actual, casi moroso. Es un autor para leer sin preocuparse del tiempo y que necesita relecturas, a veces triples, de algunos de sus párrafos. Al compás de su éxito en los lectores de habla española se han ido publicando nuevos libros que en realidad son anteriores a los primeros editados; sin embargo éste es relativamente reciente, ya que la primera edición, en lengua alemana, es de 1999. Este libro se basa en una serie de conferencias pronunciadas por Sebald en Zurích, 1997, aunque el autor aclara que han sido modificadas para la edición en forma de libro. Básicamente lo que resulta de interés para el público no alemán es la descripción de los efectos psicológicos en la población del programa de bombardeos aliados sobre las ciudades alemanas, durante la segunda guerra y cómo los autores y literatos alemanes prefirieron, durante décadas, dejar de lado el tema, por otro lado tan importante. El libro comienza con una frase de un polaco, algo quizá paradójico aunque presumo que no fue casualidad la elección (teniendo en cuenta que Polonia fue probablemente el país más maltratado por la invasión alemana y rusa): “El truco de la eliminación es el reflejo defensivo de cualquier experto.” Stanislaw Lem.

Lem que nació en 1921, murió varios años después que Sebald, en el 2006 y es el famoso autor de Solaris, el libro que se convirtió en dos películas, una de un ruso y la segunda de un norteamericano.

Sebald describe la magnitud del ataque aereo sistemático, la apatía de la población, la omisión de los intelectuales alemanes a lo que estaba sucediendo, todo con pinceladas que, curiosamente, dejan recuerdos en nuestra memoria como si los detalles hubiesen visto por nosotros mismos: “Sitg Dagerman, que en el otoño de 1946 informaba desde Alemania para la revista Expresen, escribe desde Hamburgo que viajando en tren, a velocidad normal, estuvo contemplando durante un cuarto de hora un paisaje lunar entre Hasselbrook y Landwehr y no vio un solo ser humano en aquella inmensa zona incontrolada, quizá el campo de ruinas más horrible de toda Europa”. El tren, escribe Dagerman, como todos los trenes de Alemania, estaba muy lleno, pero nadie miraba afuera. Y a él lo reconocieron como extranjero porque lo hacía” pág.39

No es un libro de guerra, ni historia el proceso. En realidad es un libro de un escritor que habla de otros escritores y de las circunstancias excepcionales que vivieron… y sin embargo omitieron en su producción literaria. Su nombre en alemán describe mejor su contenido: Luftkrieg und Literatura, es decir “La guerra aérea y la literatura”. No termino de entender porque los editores en español no se limitan a traducir el título, en vez de inventarse otro; tarea que suele resultar mucho peor que el original.

Este libro que se lee en poco más de dos horas, tiene sólo 140 páginas de narración, eliminado las de portada y las dedicadas a sus notas; pero, no obstante, no se olvida pronto, sobre todo si el lector está interesado en los cataclismos contemporáneos producidos por el hombre, que no por la naturaleza.

Ficha Bibliografía:

Sebald(1999), W.G.Sebald, "Sobre la historia natural de la destrucción", Anagrama, Panorama de Narrativas, Barcelona, 2003, pp.159, Tit.Orig: Luftkrieg und Literature, Carl Hansen Verlag, Munich, 1999