martes, 5 de junio de 2007

W.K.Clark. ¿Qué ha fallado en Irak?

El autor de este libro (1944-USA) fue comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN en Europa (1997-2000). Con este cargo dirigió las tropas de la Alianza durante la guerra de Kosovo. Actualmente preside la compañía Wesley K. Clark & Associates, una empresa de servicios de negocios y es analista militar de la CNN además de publicar varios libros. También fue candidato en las primarias demócratas para la elección de 2004, y como todos podemos darnos cuenta, por ese lado no obtuvo nada de provecho.

Cuando Slobodan Milosevic murió siendo juzgado por el tribunal de la Haya, Clark escribió: “Con su muerte, Milosevic priva a millones de personas de su derecho a la verdad y a la justicia.” (ver en http://www.voltairenet.org/article136996.html#article136996). Clark conoció a Milosevic de cerca ya que con el que negoció en 1995, en los acuerdos de Dayton, y que también fue su testigo de cargo durante el malogrado juicio, en el 2003.

El general W.K.Clark tiene opiniones muy claras sobre lo que anduvo mal en Irak y es un libro que ofrece al lector un punto de vista diferente al del gobierno actual de USA y también muy distinto al que nos llega de la izquierda radical norteamericana. Considero que debemos conocer todas las opiniones posibles, junto con los hechos de que se trata, para tener un panorama más justo de los acontecimientos. Evidentemente el caso de Irak actual es sangrante por más de una razón, y el gobierno de Bush se ha quedado sólo en una campaña que se inició con recelos y divisiones de toda clase, y cuyo impacto negativo no sólo ha llegado a Bush y su partido sino que ha alcanzado de rebote a sus principales aliados creándole serios problemas a Tony Blair y causando, junto con el sangriento atentado del 11 de marzo del 2004, la pérdida de las elecciones del Partido Popular en España que tenía todas las de ganar hasta el momento en que las cosas, con Irak+los atentados, se torcieron.

El libro se puede dividir en dos partes: la descripción de cómo se ganó la guerra en forma brillante en Irak, y la calamitosa gestión de su post guerra. Gestión que, según Clark, ya se anunciaba difícil por la política de “unilateralismo” que se defendió por parte de la Casa Blanca, empeñada en hacer caer a Saddam, tomando como pretexto el ataque a las torres gemelas del 11-S que marcó un antes y un después en la política exterior norteamericana.

Esta primera parte es muy atractiva para quienes se interesan por la historia militar. Describe los importantes cambios que se han dado en las fuerzas armadas norteamericanas después del desastre de Vietnam y las grandes diferencias entre la primera guerra del Golfo, el 17 de enero de 1991 y la que empezó el 20 de marzo del 2003. El papel decisivo de la aviación y el uso integrado de la tecnología en la campaña lograron que fuerzas militares comparativamente muy reducidas (en relación con el enemigo) derrotaran al ejército iraquí en pocas semanas. Además el autor destaca el nuevo enfoque teórico de las operaciones que supone un cambio cualitativo respecto del pensamiento militar tradicional: “Según la doctrina del ejército norteamericano, la operación de Irak debía ser considerada como tres “combates” distintos, pero relacionados entre sí en cada nivel de mando. Un combate en profundidad, otro de proximidad, y otro en la retaguardia. Y estos tres combates debían tener unos efectos simultáneos (…) Este planteamiento suponía una determinada forma de concebir la campaña y liberaba al ejército norteamericano de las viejas ideas de “frente” y “retaguardia”. Esta manera de concebir las cosas había roto finalmente las cadenas impuestas por las ideas forjadas en tiempos de la Primera Guerra Mundial. El ejército era capaz de maniobrar y de asumir riesgos, de extender los combates hasta la retaguardia del enemigo, y de precaverse de cualquier sorpresa ante un ataque por detrás.” (pág.42-43)

Esto reto militar fue cumplido con gran éxito y se demostró que las tropas norteamericanas casi por sí solas, podían, unilateralmente, imponerse en condiciones de gran dificultad logística y a gran distancia de sus bases, a un gobierno como el iraquí que había afrontado una larga guerra de desgaste con Irán y que pensaba que lo mismo sucedería con EEUU.

Pero lo que sucedió luego de la caída de Saddam ha sido, según el autor, un error tras otro, y el texto va desgranando las principales meteduras de pata del gobierno Bush que ha dado la impresión de ir a remolque de los hechos, pagando una dura cuota de vidas estadounidenses y pérdida de credibilidad internacional. Es interesante la opinión de Clark ya que representa la posición de una parte importante del establishment del gran país del norte. Sector que si bien no ha conseguido el poder ejecutivo, si se podría decir que lo comparte en muchas instancias poderosas (como el actual Congreso). La llamada de Clark a un nuevo compromiso de EEUU con la UN y con los gobiernos europeos, más el cambio de enfoque en la lucha antiterrorista (“…la estrategia de la guerra contra el terror necesitaba un cambio de orientación, y centrarse más en los propios terroristas y menos en los países que los subvencionaban” (pág.187))ofrece otro punto de vista que el lector atento a los cambios de nuestra época, debe conocer.

Ficha Bibliográfica

Clark(2003) , General Wesley K. Clark, “Qué ha fallado en Irak. La guerra, el terrorismo y el imperio americano”, Crítica, Letras de Crítica, Barcelona, 2004, pág.205. Tit.Orig: Winning Modern Wars. Iraq, Terrorism, and the American Empire, 2003