viernes, 4 de enero de 2008

Comentarios

A veces he recibido comentarios a mis comentarios de libros por mail o verbalmente. Algunos de ellos me han hecho reparar en cuestiones que había pasado por alto. El problema era que no tenía ganas de rehacer mi artículo, así que lo iba dejando. Sin embargo tenía en mi mano un excelente recurso para reparar o completar lo que había escrito, y justamente son los “comentarios” al final de la entrada, donde cualquiera, incluso yo, puede escribir lo que le apetezca. Está demás decir que estas opiniones son siempre bien recibidas, no importa que sean elogios o críticas. El filtro que Google me permite a éstos lo uso únicamente para eliminar aquellos que nada tienen que ver con la entrada en cuestión. Pues bien, me dije, ¿por qué no usar esta posibilidad para agregar algo más a mis artículos? Ello me permite ampliar opiniones, deshacer entuertos perpetrados sin intención, e incluso desdecirme de algo que escribí en un momento y luego, pasado el tiempo, cambié su valoración.

Mis opiniones nunca son definitivas; soy infiel, conscientemente, a lo que estimo, ya que si aparece nueva información fiable, estoy dispuesto a cambiar de bando. Como reza el dicho, soy amigo de Platón, pero más de la verdad. Obviamente no se donde está esa verdad, pero una cosa es intentar acercarse a ella y otra, para mi muy diferente, es defender las propias ideas aunque los hechos las nieguen. No estoy dispuesto a hacerlo, y por ello viene bien que me otorgue, a mi mismo, la libertad de desdecirme en un lugar próximo al juicio plasmado.

Ruego entonces, a mis admirados y desconocidos lectores, que no se olviden de revisar los “comentarios” a cualquier artículo leído.

2 comentarios:

carlos dijo...

Debo, en primer lugar, felicitar al autor de este blog y en segundo
lugar felicitarme a mi mismo por la suerte de encontrar tan
interesantes comentarios.

Me llama mucho la atención la lectura de acontecimientos bélicos. Soy pacifista pero me encanta la historia y estos acontecimientos son parte de ella.

Por lo general leo muy lentamente y no con la rapidez que, sinceramente, me gustaria.

He leido con mucha atención cada uno de todos los comentarios que hace. He pasado por lo menos unas cinco horas entre mis quehaceres y la lectura, es mas, he copiado muchas de las caratulas de los libros comentados, asi como las fichas bibliográficas de los mismos. Espero encontrar por lo menos alguno de ellos aquí, en Lima_Peru. Mi intención es comprarlos.

Gracias

Brigantinus dijo...

Agradezco tu interés. El hecho de publicar mi apreciación sobre tal o cual libro es una tarea que me impongo para recordarlo luego mejor... pero también reconozco que me agrada saber que ayuda a alguien en la siempre complicada tarea de elegir para leer algo interesante.
En cuanto a mis lecturas de temas bélicos, puedo decir que no me agrada ni la guerra ni en general sus consecuencias, pero dado que es un fenómeno tan antiguo como nuestra especie creo que no debemos hacer como el avestruz y conocerlo en la profundidad que nuestro tiempo y capacidad lo permita.
Guerras habrá siempre... o casi siempre (sobre todo si se extiende el término más allá de las guerras "calientes")así que algo nos puede enseñar y hacer reflexionar saber lo que ha sucedido, por qué ha sucedido y cómo podría haberse evitado si los dirigentes hubieran sido más previsores.
El pacificista que se limita a negar el fenómeno, y a mirar para otro lado, puede (y sinceramente se lo deseo) vivir en paz toda su vida; pero su actitud no ayudará a conocer mejor las guerras y sus causas.
Por lo menos así lo pienso; aunque, claro, no es una cuestión que se pueda demostrar "al modo matemático".
Saludos. Brigantinus.