Confirmar

sábado, 17 de abril de 2010

A. Claret. El secreto del brigadista

Pasando por una mesa de descuentos de unos conocidos almacenes de Barcelona, ví este libro y el tema me sedujo, así que lo compré y lo leí rapidamente, influído por los acontecimientos narrados (Anarquismo, la Batalla del Ebro y Templarios).
Aclaro que estamos frente a una novela; una novela publicada en el 2008 y que en su momento me paso desapercibida (quizá porque estaba en otras cuestiones), ahora, al leerla mi opinión se bifurca en dos direcciones bastante opuestas: desde el punto de vista literario la considero muy elemental; los personajes no están trabajados ni psicológica ni históricamente; son planos como los heroes de comics; las situaciones son poco realistas, sobre todo las que suceden en la actualidad, y recuerdan esa clase de literatura juvenil dónde lo más importante radica en la peligrosa aventura que se prepara. El autor apunta bien, pero aún le falta técnica y sudor para alcanzar el grado de excelencia que hoy pedimos, como lectores, para quedar satisfechos.
Sin embargo pecaría de injusto si terminara aquí. El tema es muy interesante y los datos sociológicos también son importantes. En mi caso, me intereso mucho el caso de los fusilamientos de campesinos por anarquistas en La Fatarella, un pueblo de la "Terra Alta" de Cataluña; así como la peculiar forma de ser de sus pobladores. Y tampoco sabía nada de la importancia de los caballeros templarios para la reconquista cristiana (a principios del siglo XIV) de estas tierras bajo dominio morisco.
Así que por ese lado el libro ofrece información y además de una manera atractiva, que creo sirve para despertar el apetito de "leer más" en aquel lector ya proclive.
No obstante, tengo la sospecha, aún sin conocer los hechos historiados en este libro, insisto, que debe haber algun sesgo ideológico en la narración. El hecho que su autor haya sido dirigente del PSUC, y luego del PCE (Partido Comunista Español) debe haber influído, supongo, en su manera de abordar los hechos protagonizados por los anarquistas catalanes. Por más que intente ser neutral... es difícil sustraerse a la perspectiva que se origina en su pasado ideológico. Si, además, sabemos que su padre fué uno de los fundadores de Esquerra Republicana de Catalunya, un partido de fuerte orientación nacionalista, es muy difícil que pudiera conocer, también, la perspectiva de los anarquistas. No obstante este reparo, que no pretende ser una crítica ni mucho menos, el saldo es favorable a la novela. Creo que se merece leerla. En todo caso el que quiera adquirir una opinión fundada sobre algunos hechos señalados, queda obligado a revisar otros libros y documentos sobre estas cuestiones polémicas, dónde la perspectiva ideológica es crucial para juzgar los hechos. 
Andreu Claret. "El secreto de Brigadista". Planeta. Barcelona, 2008. pp. 241. La edición trae dos planos de la Batalla del Ebro extraídos de Antony Beevor "La guerra civil española".

sábado, 10 de abril de 2010

A. Larsson. Sangre derramada

Acabé su segundo libro (publicado por estas tierras). ¡Excelente!
La incorporo a mi galería de autores preferidos. Después de "Aurora Boreal" suponía que me encontraría con algo parecido; y así fué. Pero también es distinto... como debe ser.
Para empezar diré que es una novela donde el paisaje y sus habitantes están intimamente ligados a los personajes de la trama. No se puede hacer la operación (imaginativa) de trasladarlos a otro escenario y ver lo que se mantiene. Por lo tanto leerla es parecido a visitar el lugar, amparado en un vecino querido, y poder entrar en la vida privada del pueblo, sin los reparos que cualquiera levanta frente a la observación de un extraño.
Lo delicioso de esta novela, para los amantes del género, es que la policía es de lo más verídica; casi la misma que podemos suponer que tenemos cerca de nuestra casa. Nada de "inspectores" imaginativos y extravagantes, ni de recursos sofisticados, ni de casualidades que hagan saltar la liebre a una investigación empantanada. Todo es sencillo, pero no elemental.
Las relaciones humanas son siempre complicadas: aquí, en la tierra, y en el paraíso o en el infierno. Uno siempre se lamenta de la ingenuidad de nuestros lejanos antepasados que imaginaron un mundo, en el más allá, dónde los humanos viven en perpetua adoración o castigo.
Si existiera algo así, aunque en forma etérea o fantasmal, seguiríamos chinchándonos los unos a los otros; habría quienes se acercarían más a Dios buscándole hacer la pelota y quienes se alejarían de él, en una forma de anarquismo celestial.
Lo mismo en el infierno: tendríamos de todo, y al igual que en los campos de concentración nazis, habría algun condenado que estaría muy bien alimentado y cómodo frente a una mayoría que la pasaría mal. Estaría el torturador bueno, el malo, el perverso y el indiferente, capaz de cumplir su labor, pero sin ensañamiento y sólo durante su horario de trabajo.
Lo mismo sucede en un pueblo perdido, cerca del polo norte, que en la "gran manzana" yanqui o en los desiertos calcinados,  dónde pequeños grupos humanos sobreviven al costado de una exigúa fuente de agua. Éste es le mensaje subliminal que nos deja el libro. Y el reconocimiento de esa fraternidad humana en el pecado y la virtud no quita nada de interés a la novela: al contrario, la hace más fascinante.
Creo que un gran escritor es una bendición divina; y Asa Larrson se merece nuestras preces... aunque no tenga más remedio que matar, por partida doble, a dos inteligentes pastores protestantes. En realidad son cinco los muertos, pero no seré yo el que explique quienes son, por qué mueren y cuándo sucede. Sólo me permito agregar que tres son asesinados y dos se suicidan; sin embargo el cuento que la autora nos dedica trasunta una gran paz, así como amor por la naturaleza y sus criaturas. Que además de ellos estemos nosotros... debe ser consecuencia de un inexcrutable designio del Señor; del cual nos beneficiamos muchas veces, sin merecerlo casi nunca.
Assa Larsson. "Sangre derramada". Seix Barral. www.seix-barral.es  Barcelona, enero 2010. Traducción (muy bien hecha) Mayte Giménez, Pontus Sánchez, pp. 462. Tit. Orig: Det blod som spillts, Albert Bonniers Förlag, Estocolmo. Suecia.

J.L. Ibáñez. Nadie debería matar en otoño.

Hacer un comentario a un libro aparecido en el 2007 proporciona información no sólo sobre la novela sino también sobre el comentarista. No se me escapa que no "estoy a la última". Pero para enterarse de las innumerables novedades que nos ofrece la industria editorial hay muchos blogs en la Red, así que, liberado de las prisas, puedo decir como aquel famoso dirigente chino que "aún es demasiado pronto para evaluar las consecuencias de la Revolución Francesa".
"Nadie debería matar en otoño" me llamó la atención por su doble carácter de novela policíaca (sigo empecinado en utilizar la antigua denominación para un género que cada vez es más heterogéneo) y de novela histórica: sucede en agosto de 1936, en la Barcelona anarquista en plena ebullición, luego del casi fracasado golpe militar que, gracias a la ayuda de Alemania e Italia fascistas y del innoble "Comité de no intervención" de las potencias democráticas, logró triunfar tres años después.
Por las páginas de la novela desfilan personajes como Juan García Oliver, el más importante dirigente anarquista de la España de entonces y otros dirigentes y militantes de la misma cuerda política. El argumento, un detective contratado por el mismísimo García Oliver, para averiguar sobre el asesinato de tres patrulleros anarquistas (torturados antes de ser rematados con un tiro en la nuca) es, una vez explicado, bastante verosímil, y da pié a una historia que resulta atractiva por su dinamismo y variedad de personajes.
La forma de escribir de Ibáñez no tiene nada que envidiar, sin ir más lejos, a las de Philip Kerr (ya mencionadas en este blog), con las que observo un parentesco muy cercano. Además José Luis Ibáñez cuenta con la ventaja de escribir sobre su ciudad (aunque nació en Rubí, 1961, localidad cercana a Barcelona) sin aventurarse en parajes extraños, como hace Kerr trasladándose al Buenos Aires del General Perón con muy poca fortuna (para aquellos que conocen la capital porteña la narración de Kerr resulta bastante cutre; como aquellas películas de Hollywood que describen el Sur de América como si se tratase de un paraje tropical).
En síntesis: como novela policial del montón... está bien hecha y nadie se aburrirá con ella.
Sin embargo dejo aquí constancia de mi pesar por qué el autor no haya incidido más en las circunstancias existenciales y políticas de sus personajes. La descripción de García Oliver es bastante esquemática, aunque en términos generales correcta. No así la de otro personaje clave: el dirigente anarquista Eduardo Barriobero y Herrán, que en agosto de 1936 presidía el Tribunal Popular de Cataluña. Este hombre, ejecutado a garrote vil el 25 de abril de 1939 por los franquistas, fue un escritor y orador impresionante, fílosofo, pedagogo; amante de la música y de los libros, escribió mucho y variado. Hombre "alegre, castizo, fino y elegante" (como se lo describe Miguel Iñiguez en la Enciclopedia histórica del Anarquismo Español) no cuadra mucho con el personaje de la novela. Evidentemente Ibáñez no está obligado por la historia, sino por su imaginación de escritor, de todos modos, al usar referentes reales... un poco más de realismo no hubiera venido nada mal.
De la misma manera las circunstancias históricas tan especiales que vivió Barcelona en esos meses donde ocurrió la primera revolución auténticamente anarquista mundial, tampoco está descripta con la importancia que requiere. Lo que sucedió en Cataluña, y en particular en su capital, fue un episodio de mayor envergadura que la Comuna de París de 1871, y su importancia histórica aún está por dilucidar más allá de las banderías políticas que aún oscurecen hechos tan recientes. No fué un episodio menor de una guerra fraticida marginal para la historia de Europa. Los españoles no tenemos la inteligencia francesa para publicitar y dar rango mundial a cualquier algarada de París, pero con el tiempo, cuando el polvo se deposita, los hechos buscan por si mismos la importancia que merecen
¿Prisa por publicar? me pregunto. Es posible. Con un año, o dos,  más de investigación podría el autor haber pulido su novela dándole el valor apropiado a su decisión de instalar la trama en tales circunstancias.. En este sentido lamento la oportunidad perdida ya que la trama, bien hilvanada por cierto, conjuntada a una descripción más amplia de las circunstancias y viviencias de los habitantes de Barcelona, lugar dónde todos los ideales revolucionarios del siglo XX habían encontrado su centro, habría dado por resultado una obra de mayor peso e interés para toda clase de personas.
De todos modos reincidiré cuando mi librero me traiga la segunda que ha escrito, situada un poco después, en la Barcelona de 1937. Hasta ese momento el balance, aunque con las reservas expuestas que quizá excedan con mucho los propios intereses de Ibáñez, sigue siendo favorable.
José Luis Ibáñez. "Nadie debería Matar en otoño". Espasa Calpe. Madrid, 2007. pp. 362.

lunes, 5 de abril de 2010

Assa Larsson. Aurora boreal

Un pastor protestante muere cruelmente acuchillado en su iglesia, lo han dejado sin manos, y sin ojos ... luego, estamos leyendo una novela del género negro (o policial, o algo parecido, porque ahora ya es llamada de múltiples maneras). Sin embargo esta primera novela de Ann Larsson, publicada en España, no es lo que parece, o mejor dicho, no es "todo" lo que parece. Sin ese asesinato la novela se mantendría igual en su calidad, aunque perdería (sobre todo para los adeptos al género) un elemento importante. No obstante, de ser cierto lo que antecede, tal supresión imaginaria ofrece una pista sobre la autora: es, ante todo, una excelente escritora.
Y destaco lo anterior para evitar el error tan común de encasillarla dentro de un género. Es verdad que ahora la novela negra tiene un gran público, y que, probablemente, sin su gran éxito en Suecia, no habríamos tenido la oportunidad de leerla en España, y demás países con la misma lengua; pero lo que que quiero que conste es que Larsson tendría éxito aunque escribiera otra cosa, incluso "ciencia ficción" (género que sigue pareciendo demasiado arriesgado para muchos excelentes escritores).
Dejando de lado estas apreciaciones especulativas lo cierto es que la novela es muy buena. Los diálogos logrados y la trama bien urdida. Un aspecto que me llamó la atención fue la diferente longitud de los capítulos: algunos largos y otros muy cortos. Curiosamente este diseño imprime mayor dinamismo a la acción, como si sucedieran más cosas en menos tiempo.
En síntesis, la recomiendo, aunque no hay que creer a todos los elogios. Sin ir más lejos en la solapa del libro se menciona una frase del Publishers Weeckly que reza: "Fascinante. Los fans de Henning Mankell serán felices". Es posible que algunos sí, pero no todos, ya que la veo muy diferente al autor citado. Larsson presta mucha atención a los caracteres personales, al ambiente y la situación de éstos, a las relaciones humanas; en cambio la investigación en si misma es muy primaria, elemental, sin gran despliegue intelectual. A cada cual lo suyo.
Asa Larsson. "Aurora Boreal". Seix Barral. Barcelona, 6ª impresión, junio 2009 (1ª edición, mayo 2009). pp. 383. Tit. Orig: Solstorm (2003) 
Nota: una excelente edición con muy buena tipografía.