Confirmar

martes, 24 de abril de 2007

Donna Leon. Líbranos del bien

Ya he perdido la cuenta de cuantos libros he leído de la Sra. Leon, más de 10 seguro. Me refiero a sus libros publicados en español y que aparecen clasificados dentro del genero policíaco, género que es tan amplio (y cada vez más) que no necesariamente incluye policías, ni detectives privados… ni siquiera muertos por descubrir. Podría decirse de este curioso género literario que ha ido cambiando tanto que su nombre es sólo un accidente histórico. En todo caso, cada época lo redefine según su peculiar concepción del delito y sus causas (me parecería más correcto nombrar a este sector de la literatura como “literatura sobre delitos… y sus circunstancias”). Pues bién, retomando el tema principal, Donna Leon, norteamericana de orígen y veneciana de profesión, lleva escritos un montón de libros que con pretexto de encontrar quién fue el responsable del crimen va desnudando la sociedad de “los puentes y canales”, y de paso, también, la de la Italia actual.

Todos los temas que interesaría a un sociólogo (suponiendo que exista realmente esta especie de estudiosos) se encuentran en sus novelas: la trata de blancas o de influencias, la inmigración y sus problemas, la peculiar concepción del deber de algunas instituciones: la policía, la prensa, la política, el ejército, la iglesia… las contradicciones norte-sur, la persecución de los judíos en la época fascista, el expolio artístico, las construcciones ilegales, el negocio de la eliminación de materias peligrosas, los asilos de ancianos, la corrupción en la seguridad social… y podría seguir. Todos los temas juntos constituirían algo así como un panorama de las cosas que no funcionan bien en el primer mundo, y quizá un cursillo sobre estas cuestiones debería ser dado a todos los que quieran emigrar a él, para que estén preparados sobre lo que se pueden encontrar, una vez cruzada la aduana.

Alguna vez me he preguntado porque las materias universitarias que versan sobre economía, sociología, psicología, antropología y cuestiones parecidas, suelen ser tan aburridas en comparación con el mundo real, y no encuentro explicación suficiente el que me respondan que una cosa es la labor periodística y otra la científica. Evidentemente la ciencia en si misma no es ni divertida ni aburrida; igual que no lo es cualquier clase de conocimiento. Las emociones las coloca el sujeto, según su orientación, sus necesidades y su experiencia. Pero clama al cielo no encontrar nada, o muy poco de estas cuestiones antes mencionadas en los temarios de disciplinas universitarias. Y si lo están, pocas veces van más allá de descubrir lo evidente… eso sí, dándoles nombres técnicos que suponen una promesa de profundización, que nunca llega.

Creo que me he ido otra vez del tema, pido disculpas. Volviendo a Donna Leon su último libro publicado en español, trata sobre las cuestiones de adopción y algunos problemas secundarios que nadie tiene interés en averiguar. ¡Un aplauso para la valiente escritora! Mi cariño y mi reconocimiento. ¡Tiene Ud. unos ovarios que más quisieran tener los politicos que nos gobiernan, tanto en España como en la Unión Europea!

Con palabras de uno de sus personajes: “-He visto los resultados de todas las exploraciones y pruebas, creo que vale más que les diga toda la verdad. –La signorina Electra levantó una mano y la dejó en suspenso, a medio camino de la boca-. Comprendo que no es lo que desean oír, pero es la información más objetiva que puedo darles.” (pág.153)

Hay gente que se interesa espontáneamente por su sociedad. No en el sentido de alabarla con un burdo nacionalismo, ni de criticarla como un adolescente frustrado, sino que se siente atraída por los misteriosos mecanismos que a los humanos, siendo en si mismos tan poquita cosa, nos convierten en los señores de la Tierra. Hay algo de alquímico en los mecanismos sociales, y lo curioso es que a simple vista casi todos funcionan mal, y a veces peor. Pues bien, esa clase de gente, que si se me permite la expresión, son “sociólogos-natos” (por oposición a los que simplemente han arrancado un título a una burocracia universitaria) son los que disfrutan más de la buena novela policíaca. Nada está tan cerca de mostrar los entresijos de algo como las situaciones donde las cosas se tuercen o dan resultados imprevistos. Para ellos Dona Leon es un autor de currículum; sin duda.

Ficha Bibliográfica:

Donna Leon, “Líbranos del bien”, Seix Barral, Barcelona, abril 2007, www.seix-barral.es, pp.313, Tit.Orig: Suffer the Little Children, Diógenes Verlag AG Zurich, 2007

1 comentario:

Anónimo dijo...

Desde Central Librera, calle Dolores 2, de Ferrol. confirmamos que se trata de un libro excelente. Donna Leon es de las autoras que "engancha". Está en la relación de Libros más vendidos, a la cual se accede desde http://www.centrallibrera.com
Podemos enviar el libro a quien haga pedidos a centrallibrera@telefonica.net o llamando al teléfono [34]981 35 27 19 Miguel