domingo, 23 de noviembre de 2008

T. Rob Smith. El niño 44

A poco de empezar a leer esta novela se me vino a la cabeza el nombre de Andrei Romanovich Evilenko. Pensé que se trataba de una nueva versión del libro de David Grieco: “El Comunista que comía niños”. Tal es la similitud de la trama principal, aunque recordaba que en este libro no había ningún agente de la MGB (Ministerio para la Seguridad Estatal). Luego, al final, en la sección “Agradecimientos” veo que ha leído sobre las andanzas de Andrei Chikatilo, el también llamado “Monstruo de Rostov

En realidad no es la misma historia, aunque tiene muchos puntos de contacto, y por lo tanto para los que la conocen la trama pierde interés, aunque luego suceden cosas inesperadas que nada tienen que ver con lo que efectivamente sucedió en la vida real. Además la narración está ambientada en 1953, cuando la muerte de Stalin, y el caso comentado fue descubierto mucho después, en los años de Gorbachov.

En líneas generales se lee con interés, al que hay que agregar una buena dosis de asco. Personalmente no la recomiendo, salvo para “viajes largos”. En estos casos de movimiento continuo algo que llame la atención puede ser la mejor distracción. Aunque los datos de contexto son reales, la unión de todos ellos alrededor de una trama muy retorcida convierte todo el asunto en una lectura para olvidar… una vez llegados a la estación de destino.

Es evidente que me gustan novelas de otro tipo ¡Qué le vamos a hacer!

Ficha Bibliográfica:

Rob Smith(2008) Tom Rob Smith, “El niño 44”. Espasa, Madrid, 2008. pp. 390

Traducción Mónica Rubio Fernández. Tit. Orig: Child 44.