viernes, 9 de mayo de 2008

G.C. McGavin. Insectos, arañas y otros artrópodos terrestres

Si quieres conocer tu ciudad ¡hazme caso! y dedica una parte de tu tiempo a visitar otras... cuanto más lejos mejor. De la misma forma si quieres conocer mas a fondo tu especie, dedica una parte de tu tiempo a observar y enterarte como se las gastan otras especies, sus costumbres, sus formas de sobrevivir, su vida y entorno; verás cuantas cosas aprendes, simultáneamente, sobre el hombre y sus circunstancias. Este consejo que doy, realmente bueno aunque al ser gratuito es probable que se valore por menos, lo he practicado en mi mismo, y estoy seguro que mi opinión del género humano sería distinta sí no hubiese incursionado, en diversos momentos, en el curiosísimo mundo de los insectos (en mi caso, en particular el de los coleópteros -crisomélidos-, que es como decir un universo en si mismo). Hace un tiempo me compré esta guía (tengo otras más antiguas) porque me atrajo su diagramación y las innumerables fotos que aporta (una guía sin fotos o buenos dibujos es parecida a una guia telefónica... en ruso). Y he pasado buenos momentos con ella, y los sigo pasando, por eso considero que merece un lugar en mi blog. No olvidemos que los insectos son, como escribe el autor, "los animales más numerosos de la Tierra (...) su variedad es increíble y su vida extraordinaria" (pág. 6) y tanto es así que conocer su mundo es equivalente (estoy seguro) a visitar otros mundos lejanos en el espacio donde probablemente habiten formas de vida inimaginables para nosotros. Observar y conocer algo de los insectos lleva a internarse en otra dimensión, otra escala del espacio y del tiempo. Donde lo humano no tiene ningún valor y por lo tanto puede ofrecer una especie de "metro patrón" con el que medirnos y establecer diferencias y similitudes. La mayor parte de la gente se interesa por ellos sólo cuando toman la forma de "plagas" e interfieren en la vida diaria creándonos toda clase de inconvenientes. Así tenemos una visión antropocéntrica del universo y llama la atención que siendo tan evidente resulte, a la vez, tan invisible. Gracias a la televisión y los documentales apropiados hemos tomado contacto con muchas especies de animales con los que compartimos hábitat y destino (por ahora, por lo menos), pero de todos los seres vivientes que nos acompañan los insectos son simultáneamente visibles e invisibles, alienígenas en su rareza y cotidianos en su presencia. Están a nuestro alcance casi siempre y por lo tanto desde los modestos lepismas (los pececillos de plata) hasta las asquerosas cucarachas son susceptibles de observación ingenua, pero que también puede llegar a ser, con el tiempo y un modesto esfuerzo, erudita. Espero que este libro, o cualquier otro equivalente, llame la atención del lector hacia un mundo tan rico y variado. Y si no es así... merece aburrirse por falta de imaginación e iniciativa. Que como afirma el dicho: Dios castiga sin palo y sin piedra. Ficha Bibliográfica: McGavin(2000), George C. McGavin, "Insectos, arañas y otros artrópodos terrestres", Ediciones Omega, www.ediciones-omega.es Fotografías de Steve Gorton, Traducción Manuel Pijoan, Barcelona 2000, pp.256. Tit. Orig: Insects, spiders an other terrestrial arthropods. A Droling Kindersley Book

2 comentarios:

Kostas dijo...

Fantástico Markaris, lástima que no se prodigue demasiado

Opinatio.com dijo...

Dentro de unos pocos días (me falta leer uno) haré un comentario sobre los cinco libros de Markaris leídos y releídos ahora. Pero puedo adelantar que la relectura ha sido más placentera, incluso, que la primera realizada hace ya unos años.
Brigantinus