Confirmar

lunes, 19 de mayo de 2008

Petros Markaris





























Petros Markaris es, hoy por hoy, mi autor predilecto en lo que se refiere a literatura, no quiero engañar a nadie, así que no se espere en este comentario otra cosa que palabras laudatorias y elogios más o menos encubiertos. Si alguien se toma el trabajo de mirar el reportaje que puede leerse en la Red (y que puede acceder desde aquí) es posible que entienda el por qué de mi estima. Hay diversos autores que sigo con interés y que entrarían dentro del género policiaco, género que cultivo desde muy joven y que me sigue atrayendo. Nombres como Donna Leon, Henning Mankell, Andrea Camilleri, Fred Vargas, y otros que me ahorro por vagancia los leo no bien los veo. Naturalmente me son familiares los libros de las “Damas del Crimen”, grupo selecto que encabeza mi muy querida P.D. James, y que forman lo que podría llamarse el corazón del género; y también muchos de aquella magnífica colección del Séptimo Círculo que dirigían J.L. Borges y Bioy Casares (Ah! que maravilla de colección; un verdadero lujo que honra al país que la vio nacer y desarrollarse). Así que la historia de mi relación con tal género literario es extensa y espero que interminable; por eso como lector, como simple lector, me lo he pasado muy bien estos días releyendo los tres primeros libros de Petros, que, como hacía ya varios años de la primera vez, no recordaba mucho de su trama. Después, y ya sintonizado con el autor me dediqué a los dos últimos adquiridos: “Un caso del comisario Jaritos” y “El accionista mayoritario”.

Ahora lo único que lamento es el síndrome de abstinencia que me deja. Markaris de origen turco y formación alemana, describe una Atenas similar a todas las ciudades latinas de Europa; esa mezcla de modernidad y viva la pepa que no es fácil encontrar en las regiones más civilizadas de la Unión. No conozco personalmente Atenas, pero personas cercanas que sí la han visitado me confirman que, como turistas, han pasado el mismo calor que narra el comisario Jaritos y las mismas incomodidades de tráfico que son omnipresentes en sus novelas: “Ya son las doce, el calor es insoportable y temo que se me incendie el Mirafiori, que, como todo a la tercera edad, sólo funciona con tiempo suave. Cuando hace frío, se le hiela el motor; cuando hace calor, se pone al rojo vivo; con lluvia, le entra agua y no hay quien lo mueva. Afortunadamente, pasado Nea Makri, el tráfico mejora y dejo atrás el peligro que supone parar constantemente. La playa está abarrotada de bañistas y los niños corretean entre sus madres, sentadas bajo las sombrillas, mondando fruta porque alguien les ha explicado que los chapuzones, para que sean sanos, han de ir acompañados de fruta.” Pág. 145.

El problema de la corrupción, de un pasado dictatorial y del uso incorrecto de las ayudas económicas de la Unión Europea son temas conocidos... y no sólo en Grecia, lamentablemente. Pero no se crea que el autor describe sólo a funcionarios y empresarios, también nos habla de la gente común, de sus prejuicios, de las ideas facilonas que aceptamos para no tomarnos el trabajo de pensar las cosas, de cómo todos estamos implicados aunque no nos guste aceptarlo. Como en el cuento ("Un caso del comisario Jaritos...") que describe porque un griego decide hacerse pasar por serbio: "Descubrió la mendicidad por azar, como quien gasta una broma. El día en que le cerraron la última puerta cogió enfurecido un cartón, escribió "Soy serbio de Bosnia y tengo hambre", se lo colgó del cuello con un cordel y se sentó en el suelo. Quería demostrar a los griegos que un compatriota suyo podía terminar como serbio en su propio país. Pensó que así los avergonzaría a ellos y se castigaría a sí mismo. Se estaba estrujando los sesos para encontrar una solución al problema del trabajo cuando oyó el tintineo entre sus pies. Se agachó y vio la moneda. Miró a su alrededor para asegurarse de que nadie lo miraba y se la guardó en el bolsillo. Pronto cayó más dinero, esta vez un billete de cien. De repente llegó a la conclusión obvia: si mendigas siendo griego, eres un drogata. Si mendigas siendo refugiado de los Balcanes, eres un ser inferior destinado a demostrar la generosidad del griego medio comedor de cordero. Así, por casualidad, descubrió la única profesión que podía ejercer: mendigo serbio de Bosnia." (pág. 131).

Si leeis el reportaje que se le hace Markaris él piensa que la novela policial es la novela social de nuestra época; y yo estoy de acuerdo. El día de mañana los estudiosos no buscarán entre las tesis de los egresados de la sociología académica, ni en los doctos artículos de los comentaristas de prestigiosos diarios, rebuscarán en las novelas de esta clase y allí encontrarán perfectamente descriptos que pasaba en el mundo y que cosas preocupaban a la gente. La novela policíaca ha dejado de ser un subgénero cultivado por un público restringido, sus autores han dado el salto y se han plantado en un hueco desocupado (ya se sabe que la naturaleza es "enemiga del vacío"). Por eso los libros del comisario Jaritos describen lo que sucede tanto en las altas esferas cuanto en los cafetines de barrio. Cuenta cuentos y sus novelas nos hacen pasar un buen rato; pero sin necesidad de inventar mundos paralelos donde magos y brujas pelean una guerra sin fin. El lector que gusta entender mejor el mundo sin duda lo agradece y el especialista también, ya que lo hace pensar desde un nuevo punto de vista: "Acompaño a Sotirópulos hasta la salida y por primera vez entiendo por qué el asesino se me presentó como "el asesino del accionista mayoritario". Su objetivo no es acabar con la publicidad, sino cerrar los canales de televisión. La principal fuente de ingresos de estos medios el a publicidad. Y si ésta se retira, las cadenas, ellas sí, saltaran por los aires." ("El accionista mayoritario", pág. 222).

Los que acostumbrar a leer este blog bien saben que yo no soy afecto a contar los argumentos de las novelas; me parece una putada, y además una muestra de pereza mental. Lo más fácil, luego de leer un libro, es contar con muchas o pocas palabras su argumento. Lo difícil es describir si te gustó o no, pero dejándo lo principal en la sombra para que el otro pueda saborearlo en estado de virginidad espiritual. Por lo tanto no diré de que trata el último ni el primero de los libros de Markaris y, además, recomiendo que no lean la contratapa porque normalmente está escrita para "enganchar" al lector y como digo arriba lo más fácil es contar, exagerando un poco, las principales líneas del argumento. Un libro es bueno o es malo no porque cuente una historia original; puede contar la de siempre: que A ama a B, pero que B no está por la labor, y es delicioso; y puede contar algo muy extraño: que A es un marciano y se encuentra con una ensalada de lechuga que le plantea problemas desconocidos, y resultar una historia aburrida o idiota. Un libro es bueno porque nos llega y nos hace reir, pensar, estar tristes o incluso mirar de otro modo lo habitual; y es malo si está allí y nosotros aquí, y sólo hay un intercambio ritual de palabras huecas. Por lo menos creo que esto es así tratándose de literatura y como el género policial (o "negro") no es otra cosa que literatura, en eso estamos.

Ficha Bibliográfica:

Los tres primeros libros de Petros Markaris: "Noticias de la noche", "Defensa cerrada" y "Suicidio perfecto" están publicados por Ediciones B, y son del 2000, el 2003 y el 2004 respectivamente. www.edcionesb.com No son fáciles de encontrar, aunque he encontrado un lugar en la Red que sí los tiene El primero publicado en español “Noticias de la noche” ha sido reeditado por Tusquets.

Los dos últimos son:

Markaris(2005), Petros Markaris, “Un caso del comisario Jaritos y otros relatos clandestinos”, Byblos, www.edicionesb.com, junio 2006, Barcelona, pp.167, edición de bolsillo. Tit. Orig. Balkan Blues.

Markaris(2006), Petros Markaris, “El accionista mayoritario”, Tusquets Editores, Colección Andanzas, Barcelona, enero 2008, pp. 367. Tit.Orig: (en griego), Diógenes Verlag, AG, Zurich.

viernes, 16 de mayo de 2008

+ Libros



Dos nuevos libros para mi biblioteca.
El de James Owen me pareció interesante por el método que usa para describir el juicio: utiliza fragmentos de declaraciones de testigos, participantes y algunos condenados. Ello le da al libro un carácter muy realista, y por el otro lado es probable que me muestre aspectos desconocidos de este famoso (y discutido) juicio donde se condenaron a una parte (la que en el momento se pudo apresar) de la plana mayor del III Reich.
El otro estuve un rato mirándolo, e incluso charlé con mi librero sobre él. El tema me atrae, pero me preocupaba un poco ya que no tenía ganas de perder el tiempo con "teorías conspirativas" siempre muy imaginativas pero casi nunca comprobables. Una ojeada, desde la misma librería a Internet buscando información y la seriedad de la editorial (tengo varios libros de ella) al final me convencieron.

jueves, 15 de mayo de 2008

P. Adair. La gran derrota de Hitler

Estos tiempos son muy amigables para los interesados en la historia militar de la Segunda Guerra Mundial; los editores han sacado muchos títulos nuevos, y recuperados otros que habían sido publicados hace años y que por lo tanto no estaban al alcance del aficionado (excluyo a los “especialistas” ya que no existe ninguno que merezca este calificativo y no domine por lo menos el inglés para acceder a material relevante; con sólo español resulta imposible ya que las editoriales van sobre seguro y traducen sólo lo que consideran vendible). Todo esto viene a cuento por que “La gran derrota de Hitler” es un libro que sólo puede aparecer si se prevé un público que lo espere; y con esto digo ya lo esencial: un texto que describe con bastante detalle una operación bélica de la 2GM, la operación Bagration, que siendo importante no interesa más que a aquellos que son capaces de reconocer al momento a que me refiero. Para los que no tienen idea añadiré que en 1944, el 22 de junio (tres años justo después de la invasión alemana), los ejércitos soviéticos lanzaron una potente masa de fuerzas que rompió y destruyó a tres grupos de ejército alemanes que protegían el Frente Oriental. La Operación Bagration, nombre de un general ruso muerto en la invasión napoleónica, fue la primera de este ataque dirigido contra el Grupo de Ejércitos Centro y consiguió la liberación de toda Bielorrusia llevando las tropas soviéticas a las puertas de Varsovia.

Con este ataque, inesperado por su dirección e intensidad, Stalin apoyó la invasión aliada de Normandía y se generó una dinámica de progresión en dos frentes hacia la fortaleza nazi letal; tanto que al guerra no llegó más allá de mayo de 1945 (Cuando los nazis pensaban durar, incluso si las cosas les iban muy mal, varios años).

El libro cuenta como se preparó la operación y como reaccionó el Alto Mando encabezado por Hitler. A juzgar por lo que escribe Adair aquí el Führer ya no estaba en sus mejores momentos y la orden de sostener el territorio a toda costa aceleró y magnificó la derrota alemana, muy superior en cantidad y calidad a la famosa de Stalingrado.

Un libro que se lee con interés si uno está “en el ajo”, pero que no lo considero adecuado para aficionados “ligeros”, de aquellos que sólo se interesan por los episodios bélicos reflejados en las películas del género.

Además de los detalles puramente militares me llamó la atención el capítulo dedicado a los partisanos ucranianos y como algunos siguieron luchando, luego de la derrota nazi, pero esta vez no contra los alemanes sino contra los soviéticos. También el uso de tropas rusas por parte de la Wermacht, algunas de las cuales se distinguieron por su ferocidad, como por ejemplo: “Una de las más destacadas de estas bandas fue la formada por Bronislav Kaminski, que llegó a reunir una fuerza de nueve mil hombres que luchaban bajo el emblema zarista, la cruz de San Jorge. Prácticamente imposible de controlar, se le dio su propia zona semiautónoma en el bosque de Bryansk. Cuando el ejército alemán se retiró hacia el oeste, la Brigada Kaminski lo siguió, acompañada de más de veinte mil simpatizantes. Fueron descritos como “indisciplinados y mal armados y uniformados, la brigada parecía una banda de mercenarios del siglo XVI o XVII y no una unidad militar moderna”. Fueron empleados para causar el terror en la supresión del levantamiento de Varsovia. Kaminski se volvió tan flagrantemente desobediente de sus órdenes que los alemanes lo hicieron fusilar.” (pág. 105).

Como se ve en el Frente del Este se hacía una guerra muy distinta al del Oeste, y este libro aporta elementos para conocer mejor lo que allí sucedió.

Un 10 para la tipografía utilizada, y un “no aprobado” para la traducción que me pareció (sin tener a la vista el original) incorrecta en diversas cosas, como traducir “teniente” por “lugarteniente” (quedando bastante ridículo hablar de un “lugarteniente general”), así como la utilización de la palabra “rifle” por “cañón” o algún otro término equivalente (“rifle” es un arma corta, y no se compagina con las unidades y las operaciones militares narradas. Me he quedado con la curiosidad de saber a que clase de arma se refería el autor). En cuanto a la fotografía es bastante completa ya que se muestran los principales oficiales por ambos bandos, aunque lamento que no se hayan utilizado originales y por lo tanto sea de poca calidad.

Ficha Bibliográfica:

Adair(1994), Paul Adair, “La gran derrota de Hitler”, Tempus, www.tempuseditorial.com, Barcelona, abril de 2008, pp. 255. Tit. Orig: Hitler’s Greatest Defeat

viernes, 9 de mayo de 2008

G.C. McGavin. Insectos, arañas y otros artrópodos terrestres

Si quieres conocer tu ciudad ¡hazme caso! y dedica una parte de tu tiempo a visitar otras... cuanto más lejos mejor. De la misma forma si quieres conocer mas a fondo tu especie, dedica una parte de tu tiempo a observar y enterarte como se las gastan otras especies, sus costumbres, sus formas de sobrevivir, su vida y entorno; verás cuantas cosas aprendes, simultáneamente, sobre el hombre y sus circunstancias. Este consejo que doy, realmente bueno aunque al ser gratuito es probable que se valore por menos, lo he practicado en mi mismo, y estoy seguro que mi opinión del género humano sería distinta sí no hubiese incursionado, en diversos momentos, en el curiosísimo mundo de los insectos (en mi caso, en particular el de los coleópteros -crisomélidos-, que es como decir un universo en si mismo). Hace un tiempo me compré esta guía (tengo otras más antiguas) porque me atrajo su diagramación y las innumerables fotos que aporta (una guía sin fotos o buenos dibujos es parecida a una guia telefónica... en ruso). Y he pasado buenos momentos con ella, y los sigo pasando, por eso considero que merece un lugar en mi blog. No olvidemos que los insectos son, como escribe el autor, "los animales más numerosos de la Tierra (...) su variedad es increíble y su vida extraordinaria" (pág. 6) y tanto es así que conocer su mundo es equivalente (estoy seguro) a visitar otros mundos lejanos en el espacio donde probablemente habiten formas de vida inimaginables para nosotros. Observar y conocer algo de los insectos lleva a internarse en otra dimensión, otra escala del espacio y del tiempo. Donde lo humano no tiene ningún valor y por lo tanto puede ofrecer una especie de "metro patrón" con el que medirnos y establecer diferencias y similitudes. La mayor parte de la gente se interesa por ellos sólo cuando toman la forma de "plagas" e interfieren en la vida diaria creándonos toda clase de inconvenientes. Así tenemos una visión antropocéntrica del universo y llama la atención que siendo tan evidente resulte, a la vez, tan invisible. Gracias a la televisión y los documentales apropiados hemos tomado contacto con muchas especies de animales con los que compartimos hábitat y destino (por ahora, por lo menos), pero de todos los seres vivientes que nos acompañan los insectos son simultáneamente visibles e invisibles, alienígenas en su rareza y cotidianos en su presencia. Están a nuestro alcance casi siempre y por lo tanto desde los modestos lepismas (los pececillos de plata) hasta las asquerosas cucarachas son susceptibles de observación ingenua, pero que también puede llegar a ser, con el tiempo y un modesto esfuerzo, erudita. Espero que este libro, o cualquier otro equivalente, llame la atención del lector hacia un mundo tan rico y variado. Y si no es así... merece aburrirse por falta de imaginación e iniciativa. Que como afirma el dicho: Dios castiga sin palo y sin piedra. Ficha Bibliográfica: McGavin(2000), George C. McGavin, "Insectos, arañas y otros artrópodos terrestres", Ediciones Omega, www.ediciones-omega.es Fotografías de Steve Gorton, Traducción Manuel Pijoan, Barcelona 2000, pp.256. Tit. Orig: Insects, spiders an other terrestrial arthropods. A Droling Kindersley Book

miércoles, 7 de mayo de 2008

+Libros






Libros que estoy leyendo.
Nuevos: el de Adair, que trata sobre la operación Bagration, la derrota más importante de los alemanes en la 2da. Guerra Mundial. El de Toland, que es un visión más periodística de los últimos días del régimen nazi.
y el Poder de las piezas menores, que como su nombre indica, es de ajedrez.
También estoy releyendo, y pienso comentarlo pronto en el blog el libro de Richard Overy, que versa sobre los interrogatorios que el Tribunal Militar Internacional de Nüremberg realizó a los principales criminales de guerra alemanes.
... y me olvidaba ¡vaya! el último libro de Petros Markaris. Un excelente autor griego, de novelas policíacas.